Domingo, 10 de Febrero de 2008

El Sindicato de Guionistas de EE.UU. le pide a sus miembros ratificar su contrato y finalizar la huelga

EFE ·10/02/2008 - 23:02h

EFE - Vista de una de una protesta de guionistas, el pasado 14 de enero. La huelga de guionistas que parece ya tocar su fin tras 14 semanas de paro provocó pérdidas por dos mil millones de dólares a la economía local de Los Ángeles, según un estudio publicado hoy.

Líderes del Sindicato de Guionistas de EE.UU. (WGA, por su siglas en inglés) anunciaron hoy su apoyo unánime al acuerdo logrado el sábado con los grandes estudios y emplazaron a sus miembros a respaldar el texto y poner fin al paro que afecta a Hollywood desde hace más de tres meses.

En una conferencia de prensa celebrada hoy en Los Ángeles, el presidente del ala oeste del WGA, Patric Verrone, solicitó a los componentes del gremio que ratifiquen el nuevo contrato por tres años, algo que puede llegar en los próximos diez días, y aprueben el fin de la huelga, decisión que podría darse este martes.

Verrone dijo que ese día se celebrarán reuniones entre los miembros del gremio en las que se votará, en persona o a través de fax, si se pone un punto y final inmediato a la huelga.

Esos actos se llevarán a cabo en el hotel Crowne Plaza de Manhattan (Nueva York) y en el teatro del Sindicato de Guionistas, en Los Ángeles.

"Este es el mejor acuerdo que este sindicato ha firmado en los últimos 30 años, después de la huelga más exitosa que ha iniciado este gremio en los últimos 35 años", explicó Verrone.

El paro en las actividades de los escritores, vigente desde el 5 de noviembre, ha perjudicado ostensiblemente a la industria del entretenimiento, que ha sufrido pérdidas millonarias durante estos más de tres meses.

Se estima que la economía local de Los Ángeles ha sufrido pérdidas de más de mil millones de dólares.

Según la edición digital de la revista Variety, los guionistas con responsabilidades en tareas de producción podrán volver a sus puestos de trabajo mañana, mientras se pone fin a la huelga de forma formal a través de las votaciones de los componentes del gremio.

Las compensaciones económicas por los trabajados distribuidos a través de Internet eran el principal escollo entre el gremio y los grandes estudios de Hollywood, representados por la Alianza de Productores de Cine y Televisión (AMPTP, por su sigla en inglés).

No obstante, el WGA no consiguió firmar jurisdicción alguna en torno a los formatos de animación o de "telerrealidad".

"Renunciar" a esos campos le ha dejado "el corazón roto" a Verrone, según admitió. "Era muy importante para muchos de nuestros miembros, pero era más importante un acuerdo que beneficiara al gremio en su conjunto y que devolviera a la gente a sus puestos de trabajo".

Michael Winship, presidente del ala este del WGA, aseguró en una intervención telefónica que esos campos serán "un objetivo enorme" y de "alta prioridad" en el futuro.

Se espera que la huelga, que secundan unos 10.500 guionistas de televisión y cine desde el pasado 5 de noviembre, toque a su fin el miércoles, un día después de las nuevas reuniones del gremio con sus miembros.

El final de la huelga supondría la vuelta al trabajo para miles de personas involucradas en proyectos de cine, series y programas de televisión suspendidos, además del visto bueno para la clásica celebración de la gala de los Óscar, que se libraría de la presencia de los piquetes.

Más de 60 series y programas de televisión, muchos de ellos establecidos en horarios de máxima audiencia, se vieron forzados a suspender su producción.

Según un resumen del acuerdo publicado por el WGA en su página de Internet, el acuerdo proporciona la jurisdicción sobre proyectos emitidos a través de la web y establece nuevas compensaciones por la descarga de películas y programas de televisión.

Se trata de un texto similar al alcanzado hace un mes por el Sindicato de Directores de EE.UU. (DGA, por su sigla en inglés).

Los guionistas percibirán el 36 por ciento de las ganancias de los distribuidores para las primeras 100.000 descargas por Internet de un programa televisivo y por las primeras 50.000 de una película sin cortes publicitarios.

Posteriormente, ese pago se aumentará en un siete por ciento y un 65 por ciento, respectivamente.