Lunes, 11 de Febrero de 2008

La afición abarrota la plaza de la Vila para festejar el título del DKV Joventut

EFE ·11/02/2008 - 22:49h

EFE - Los jugadores del DKV Joventut, con su capitán a la cabeza, Rudy Fernández (4d) saludan a la afición verdinegra desde el balcón del Ayuntamiento de Badalona, donde celebran su triunfo en la Copa del Rey de baloncesto, conseguido ayer tras vencer en la final al TAu Cerámica por 80-82.

La afición del Joventut abarrotó hoy la plaza de la Vila de Badalona para festejar la consecución de la Copa del Re.

No cabía ni un alfiler. La plaza de la Vila se tiñó esta tarde de verdinegro para festejar, once años después, el título de Copa conquistado por Rudy Fernández y sus compañeros en Vitoria y enloqueció con el equipo a gritos de 'Viva la Penya y viva Badalona'.

Unos 2.000 aficionados se congregaron frente al ayuntamiento para rendir tributo a los suyos. La expedición del DKV, encabezada por su presidente, Jordi Villacampa, y el técnico, Aito García Reneses, fue recibida en el consistorio por Maite Arqué, la alcalde de la ciudad.

Arqué, quien presidió uno de sus últimos actos en el cargo ya que dejará el ayuntamiento para ir en la listas al Senado del PSOE, se mostró emocionada por la conquista del trofeo. "Es un regalo que no olvidaré nunca", aseguró.

El capitán de 'la Penya', MVP de la competición y la auténtica estrella de este equipo, Rudy Fernández, tomó el relevo para recordar que el título copero es sólo "una parte de lo que llegará este año", refiriéndose a las opciones del conjunto de conquistar la Liga ACB y también la Copa ULEB.

Tras el breve acto institucional, los jugadores verdinegros salieron al balcón del ayuntamiento, y Badalona enloqueció. Rudy, por supuesto, fue el mas aclamado.

El escolta incluso interactuó con los aficionados con una serie de cánticos, y éstos le correspondieron con un "nosotros te queremos, Rudy quédate", aludiendo a su más que posible marcha a la NBA la próxima temporada.

El base estadounidense Demond Mallet se arrancó con un "Badalona te quiero" y otros como el pívot checo Petar Popovic se atrevieron a apelar a la rivalidad histórica con el Barcelona con el clásico "bote, bote, bote, culé el que no bote".

Todo esta fiesta transcurrió durante un tiempo sin micrófono -en principio no había instalado ninguno para que la plantilla pudiese dirigirse a su público- por lo que muchos jugadores se dejaron los pulmones para hacerse escuchar mientras pedían a la multitud unos segundos de silencio.

Rudy Fernández expresaba su alegría a EFE por ser partícipe de esta fiesta: "Estoy muy contento de ofrecer a la gente de Badalona este título, muy importante para el club porque hacía años que lo buscaba y que nos da ánimos para luchar por más".

El alero checo Lubos Barton recordó que 'la Penya' se merecía por fin la Copa "después de tres años -por las temporadas que lleva él en la entidad- intentándolo" y considera que éste es "incluso más importante y difícil de lograr que la Copa FIBA" que el Joventut conquistó hace dos años.