Lunes, 11 de Febrero de 2008

El Arsenal vuelve a pescar en España

Un central cadete de 1,93 metros es el nuevo descubrimiento del club londinense

ENRIQUE MARÍN ·11/02/2008 - 21:48h

Su nombre es Ignasi Miquel Pons y juega de central en el cadete A del Uniò Esportiva Cornellà. Este jovencísimo y prometedor zaguero de 1,93 metros de estatura viajó ayer a Londres para entrenarse con el Arsenal, club que tiene intención de hacerse con su fichaje.

A diferencia de otros futbolistas catalanes como Cesc Fàbregas o Fran Mérida, que visitaron a espaldas del Barça el centro de entrenamiento de London Colney, el Cornellà no sólo está al corriente del interés del Arsenal por fichar a Ignasi Miquel, sino que ha dado la pertinente autorización a Ignasi para probar por los gunners.

El Manchester United, que incluso ha mostrado su interés por Miquel en una carta recibida en el club catalán con membrete oficial, y el propio Barça, que lleva tiempo intentando ficharle, tendrán que esperar a lo que decida el Arsenal, el club que gracias a las rápidas y habilidosas gestiones de Francis Cagigao se ha adelantado a todos.

Nacido en Londres, pero hijo de emigrantes coruñeses, Francis Cagigao fue jugador de la cantera del Arsenal y del Barça. Canjeó la carrera de entrenador del Lemos, un equipo gallego de Tercera, para trabajar como scout (término con el que se define a los ojeadores en Inglaterra) a las órdenes de Arsène Wenger, técnico por el que siente verdadera admiración.

La primera incorporación del Arsenal por una recomendación de Cagigao costó 10 millones y fue el español de origen camerunés Lauren. La apuesta más sorprendente fue el navarro Almunia, guardameta del Albacete, y que hoy es el dueño de la portería, mientras el internacional alemán Lehmann descansa en el banquillo. Y el fichaje más acertado fue sin duda el de Cesc Fàbregas, que dejó el Barça con un cambio de residencia.

Cagigao es de la opinión de que identificar un nuevo talento no es suficiente. El ojeador tiene que intuir su adaptación a la Premier. Las limitaciones impuestas por las leyes británicas fomentan la codicia de los equipos ingleses por los canteranos de otros países. El gobierno británico sólo concede el permiso de trabajo para los jugadores extranjeros, no comunitarios, que hayan jugado, en los últimos 18 meses, el 70% de los partidos con la selección absoluta de su país.

Cagigao tiene una oferta en firme de la Real Sociedad para ser director deportivo. Precisamente en la Real está cedido desde el pasado mercado de invierno Fran Mérida, otra de las jóvenes promesas del Arsenal que, al igual que Cesc y el propio Miquel, procede del fútbol base catalán.