Lunes, 11 de Febrero de 2008

La plaga escrita en los fósiles

La actividad de los insectos se incrementó hace 55 millones de años, tras un calentamiento similar al actual

MANUEL ANSEDE ·11/02/2008 - 23:01h

Hoja fosilizada del máximo térmico del Paleoceno-Eoceno. PNAS

La ciencia dispone de pocas bolas de cristal para ver el futuro. El máximo térmico del Paleoceno-Eoceno (PETM, en sus siglas en inglés) es una de ellas. Hace 55 millones de años, en la transición entre estas dos épocas, un repentino calentamiento globalazotó la Tierra, provocando la extinción de numerosos organismos marinos y un vuelco en la evolución de varias especies de mamíferos.

Para algunos científicos, el PETM es la época más fiable para jugar a la futurología. En aquel periodo, la subida de las temperaturas discurrió en paralelo al incremento de los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera, con una intensidad y un ritmo similar al actual. La historia se repite.

Una plaga bíblica 

Un grupo de investigadores estadounidenses ha estudiado las plantas de aquel caluroso interludio. El análisis de más de 5.000 restos fósiles de hojas, procedentes de tierras baldías de Wyoming, no deja lugar a dudas. En el pico del máximo térmico, los insectos se convirtieron en una especie de plaga bíblica y devoraron los vegetales, dejando una estela de hojas taladradas fosilizadas para siempre. Los autores del estudio, publicado ayer en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias de EEUU (PNAS), encontraron daños provocados por insectos en alrededor del 30% de las hojas fosilizadas pertenecientes al Paleoceno y al Eoceno.

Sin embargo, en aquel entreacto de 100.000 años conocido como PETM, el porcentaje alcanzó el 57%. Y el incremento de la actividad de los invertebrados coincide con la subida de la temperatura y del nivel de CO2. Estos datos son un importante avance en el conocimiento de la EraCenozoica pero, sobre todo, son una advertencia sobre los posibles efectos del cambio climático en las cosechas.

Migración del sur al norte

Para la investigadora Enriqueta Barrera, de la FundaciónNacional de Ciencias de EEUU, patrocinadora del proyecto, "este estudio muestra que los insectos respondieron rápidamente al cambio climático del PETM". En su opinión, los resultados casan muy biencon los hallazgos previos del científico Scott Wing, del Instituto Smithsonian, que demostró la migración de plantas desde el sur hacia el norte en esta época.

La principal responsable del estudio de PNAS, Ellen Currano, de la Universidad de Pennsylvania, cree haber encontrado las causas de la bacanal invertebrada del máximo térmico del Paleoceno-Eoceno. "Quisimos saber si el incremento de los daños producidos por insectos durante el PETM se debía a que las hojas eran menos resistentes o más nutritivas, pero no hay evidencias que apoyen esta hipótesis", explica Currano.

"Creemos que el calentamiento permitió a varias especies de insectos de los trópicos migrar hacia el norte", sostiene. A este factor habría que añadir otro ya conocido. Las plantas que crecen con altas concentraciones de CO2 son menos nutritivas, por lo que los insectos deben comer más para lograr el mismo alimento. Según los investigadores, esta secuencia puede repetirse, 55 millones de años después, provocando un grave impacto en los cultivos. Al menos, eso dice la bola de cristal del PETM.

 

Un calentamiento de origen incierto

1. Hace 55 millones de años, un súbito cambio climático, en el intervalo entre el Paleoceno y el Eoceno, significó la extinción en masa de numerosos organismos marinos.

2. Generalmente, se asume que fue el aumento del nivel de carbono en la atmósfera el que desencadenó el máximo térmico del Paleoceno-Eoceno, pero las causas no están claras.

3. Según un estudio publicado en diciembre de 2007 en ‘Nature’, el comienzo de los cambios en el medio ambiente y el calentamiento de la superficie del océano precedieron varios miles de años a la inyección de carbono.

4. Para los autores de este estudio, de la Universidad de Utrecht (Países Bajos), fue el calentamiento del fondo del océano el que provocó la emisión de carbono, aunque no se conoce el origen de este calentamiento.

Noticias Relacionadas