Domingo, 7 de Octubre de 2007

Loeb gana por tercera vez en Cataluña y se coloca a seis puntos de Grönholm

EFE ·07/10/2007 - 17:00h

EFE - francés Sébastien Loeb (Citroën Sport) se ha proclamado hoy, por tercera vez consecutiva, campeón del Rally Cataluña-Costa Dorada. EFE

El francés Sébastien Loeb (Citroën Sport) se ha proclamado hoy, por tercera vez consecutiva, campeón del Rally Cataluña-Costa Dorada, lo que le permite recortar diferencias con el líder del Mundial, el finlandés Marcus Grönholm (BP Ford), del que ahora sólo le separan seis puntos (96 a 90).

Grönholm ha acabado tercero a 39.8 segundos de Loeb y a 26 del español Dani Sordo, que ha finalizado en segunda posición y cuya gran actuación ha servido a su compañero de equipo para recortar al nórdico cuatro puntos en la clasificación general.

Loeb, Sordo y Grönholm repiten, por tanto, y en este mismo orden, el podio del año pasado, en una prueba anodina en la que los puestos de cabeza se decidieron en la primera etapa y permanecieron inalterables en las dos jornadas siguientes.

Las órdenes de equipo condenaron el desarrollo de un rally que tuvo sus dosis de espectáculo pero nada de emoción. Las diferencias que Loeb y Sordo marcaron el viernes, cuando el piso todavía estaba mojado por la tormenta caída la noche anterior, dejaron claro que, sobre el asfalto catalán, los C4 eran intocables y que estaban claramente por encima de los Ford Focus.

Loeb y Sordo, que sabía que en ningún caso no podía superar a su jefe de filas, se dedicaron a administrar su ventaja durante las dos etapas siguientes y a mantener a raya a un Grönholm que siempre fue consciente de que el segundo puesto del cajón se le escaparía salvo accidente o avería.

Los ocho 'scratch' que el piloto nórdico ha conseguido en las dieciocho especiales de que consta la prueba, sirvieron únicamente para limar algunos segundos en la clasificación, pero nunca para poner en aprietos a los dos hombres de Citroën.

Por detrás, el compañero de Grönholm, el también finlandés Mikko Hirvonen, tampoco ha podido luchar por un puesto en el podio, ya que, de haberlo logrado, habría sido a costa de su jefe de filas, algo que el equipo no hubiera permitido.

Por tanto, y con la carrera totalmente encorsetada por las exigencias de un título mundial aún en el aire, poco espacio hubo para la sorpresa. Quizá, la más negativa, el noveno puesto final del español Xevi Pons, quien arrastró durante todo el rally un primer día aciago.

En los primeros tramos del viernes, Pons tuvo problemas con los frenos, cuando el asfalto aún estaba húmedo, luego caló el motor de su Subaru Impreza y, por último, se le rompió el parabrisas en la últimas especial de la primera jornada, la única que se ha disputado bajó la lluvia.

El piloto catalán, que en los últimos años se había convertido en uno de los grandes animadores de esta prueba, acabó, no obstante, mucho mejor de lo que empezó, y a punto estuvo de lograr el 'scratch' en la última especial de la segunda etapa, que finalmente le arrebató Grönholm por siete décimas.