Lunes, 11 de Febrero de 2008

Israel ordena intensificar los asesinatos selectivos contra líderes de Hamás

EFE ·11/02/2008 - 10:42h

EFE - Fotografía cedida por el Ejército Israelí (IDF según sus siglas en inglés) que muestra un tanque israelí que abre fuego durante unas maniobras militares en los Altos del Golán ayer domingo 10 de febrero.

Los servicios secretos y el Ejército israelíes intensificarán los asesinatos selectivos en Gaza contra líderes de Hamás en un intento de frenar los ataques con cohetes desde Gaza, informan hoy los diarios "Haaretz" y "Yediot Aharonot".

La orden del ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, al Ejécito consiste en "elevar el listón jerárquico" de los blancos de esa política, según la fuente.

Barak informó ayer de su decisión al Gobierno del primer ministro Ehud Olmert y dijo que con ella y con otras operaciones militares de alcance limitado que ha ordenado intentará disuadir a las milicias palestinas de que disparen cohetes contra el sur de Israel.

La política de asesinatos selectivos fue empleada por Israel entre 2002 y 2004 para disuadir a los grupos armados palestinos de perpetrar atentados suicidas y en su última fase incluyó la ejecución en ataques aéreos de líderes políticos islamistas como el fundador de Hamás, el jeque Ahmed Yasín.

En este caso, aseguran ambos diarios, la orden de Barak "es improbable que incluya" a líderes políticos, sino, únicamente, a comandantes de los grupos armados.

Pero una emisora palestina en Gaza próxima a Hamás informó hoy de que el depuesto primer ministro islámico, Ismail Haníye, ha pasado a la clandestinidad por temor a ser blanco de un atentado, información que no ha sido confirmada hasta ahora por fuentes oficiales.

También informa de ello el diario londinense en árabe "Al Quds Al-Arabi", al indicar que "sólo un pequeño grupo de guardaespaldas" conoce sus movimientos.

En principio Israel suspendió la política de asesinatos selectivos contra Hamás en 2005, tras una pseudo-tregua acordada a dos bandas por el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, con Israel por un lado y con los islamistas por otro.

El acuerdo, cuya existencia nunca ha reconocido Israel, incluía una suspensión en los ataques suicidas contra civiles israelíes a cambio del cese de los asesinatos selectivos de dirigentes palestinos o cabecillas de la Intifada.

En la práctica, sin embargo, Israel la siguió aplicando contra milicianos de Hamás implicados en ataques con cohetes a Israel.

A la vez, los servicios secretos israelíes denunciaron en repetidas ocasiones que los comandos islamistas en Cisjordania seguían tratando de cometer atentados suicidas y que si éstos no tenían éxito era porque los frustraban sus hombres.

Por primera vez en tres años, el brazo armado de Hamás reivindicó la semana pasada un atentado suicida en Israel, el cometido en la ciudad de Dimona que costó la vida a una mujer de 73 años.

Israel también siguió aplicando en Gaza la política de asesinatos selectivos contra dirigentes de la Yihad Islámica, que no aceptó la tregua de Abás y se atribuyó entre finales de 2005 y principios de 2007 los siete ataques suicidas cometidos en territorio israelí.

La decisión de Barak coincide con las presiones de la población israelí alrededor de la franja y de la oposición nacionalista para que el Ejército lance un operación a gran escala para erradicar el lanzamiento de cohetes contra el sur de Israel, más de 630 desde comienzos de este año, confirmó a Efe una portavoz militar.