Lunes, 11 de Febrero de 2008

Dios Cibeles

Hoy se abre la edición más ‘bisexual’ de la pasarela, que mostrará las colecciones de 37 diseñadores

ÁLEX CARRASCO ·11/02/2008 - 07:31h

Imagen de uno de los diseños que presentará Josep Abril en Cibeles.

Algo se mueve en Cibeles, y no nos referimos al contoneo de sus modelos. En la edición que arranca hoy de la pasarela madrileño no sólo aumenta considerablemente el número de diseñadores participantes (37); también la variedad de estilos, edades e intenciones. Y se reafirma la moda masculina.

La diversidad campa a sus anchas por la moqueta, fruto, en parte, del desequilibrio que domina la moda catalana, que en tan sólo dos ha años ha asistido al nacimiento y defunción de tres pasarelas, todo un récord. Lydia Delgado dio el primer paso. Ahora lo hace Josep Abril, uno de los diseñadores más emblemáticos de la poderosa vanguardia masculina barcelonesa.

Gracias a Josep Abril, Cibeles aún podrá presumir de tener un pie en la moda para hombre más visionaria, aunque hace pocas semanas Spastor, la única firma del certamen dedicada por completo a ello, sorprendió con su decisión de no volver a la pasarela. Su marcha viene precedida del sonado divorcio profesional de Locking Shocking. Ana González se queda con el apellido y bautiza su nueva marca como Ana Locking. “Seguiré moviéndome en el ámbito de la vanguardia, diseñando tanto para hombre como para mujer”, comenta la creadora.

Creatividad y riesgo

Y es que Cibeles es cada edición más bisexual. Aunque el certamen madrileño ha estado tradicionalmente vinculado a la moda femenina, cada vez son más las firmas que deciden presentar sus propuestas para hombre y mujer al unísono. Tal es el caso de Juanjo Oliva, Amaya Arzuaga, Davidelfin, Devota & Lomba, Carlos Díez y Victorio & Lucchino,
en otros. Una realidad que se hace eco de las últimas tendencias mundiales, que empiezan a elevar la creatividad y el riesgo de la moda para hombre,
a la misma altura que de normal ha estado sólo restringida a las mujeres.

Cibeles, además, es dual, pero por el cruce de estilos que propone, no por la fecha de nacimiento de sus participantes. Hay jóvenes, como Carmen March, Ailanto y Juanjo Oliva, que ahondan en el clasicismo. Y hay modernos irreverentes recién salidos del huevo, como El Delgado Buil y Luxoir, que siguen la senda abierta por provocadores de largo recorrido, encabezados por Antonio Alvarado y Carlos Díez Díez. Es pronto para hacer balances, pero sin duda nos encontramos ante la edición de Cibeles con mayor biodiversidad por metro cuadrado. Sólo queda esperar que el movimiento sea ascendente y empiece a integrarnos en el circuito internacional de la moda.

Noticias Relacionadas