Domingo, 7 de Octubre de 2007

Un empresa consigue silicio de cáscara de arroz para hacer placas fotovoltaicas

EFE ·07/10/2007 - 16:19h

EFE - El grupo empresarial Vallombrosa Trust construirá en Flix (Tarragona) a partir de enero de 2008 una fábrica de paneles fotovoltaicos pionera en Europa, porque obtiene el mineral necesario para construirlos -el silicio- a partir de cáscaras del arroz, reduciendo así en un 60% su coste de producción. EFE

El grupo empresarial Vallombrosa Trust construirá en Flix (Tarragona) a partir de enero de 2008 una fábrica de paneles fotovoltaicos pionera en Europa, porque obtiene el mineral necesario para construirlos -el silicio- a partir de cáscaras del arroz, reduciendo así en un 60% su coste de producción.

El grupo empresarial español Vallombrosa Trust, cuyo principal foco de actuación se centra en las nuevas tecnologías y las energías renovables, es el encargado de llevar a cabo un proyecto innovador que se materializará en la construcción de una planta de 80.000 metros cuadrados en la población de Flix, según ha explicado el presidente de esta compañía española, Maurizio Caroldi, en declaraciones a Efe.

La planta de paneles fotovoltaicos, ubicada en la comarca del Baix Ebre por ser ésta una zona productora de arroz, producirá anualmente un total de 100 megawatios (MW) de energía, una cifra "importantísima" dado que en España se generan en la actualidad alrededor de 50 MW y en toda Europa 700 MW.

Sin embargo, la relevancia de este proyecto no se circunscribe a la cantidad de energía producida sino al abaratamiento del coste de producción de las placas fotovoltaicas, fruto de una nueva técnica para obtener el silicio: la quema y posterior pulverización de las cáscaras del arroz.

De este modo, Caroldi recuerda que con el nuevo proceso de obtención de este mineral, el precio de producción de la energía solar se ve reducido en un 60%, ya que "un quilo de silicio cuesta 60 dólares" en el mercado convencional mientras que, gracias al aprovechamiento de las cáscaras del arroz, "ahora el precio está por debajo de los 20 dólares".

A partir de ahora, ha abundado Caroldi, Vallombrosa "ya no depende del precio que fijan los proveedores de silicio", con lo que la planta disfruta de "independencia en la producción de los paneles fotovoltaicos" y se ahorra "muchísimo dinero en el coste de producción".

Del proyecto también destaca el hecho de que la planta de Flix "no tiene emisiones desde el punto de vista del impacto ambiental", al tiempo que la propia arquitectura de las fábricas que integran la planta respetará la realidad natural y paisajística de la zona.

A este respecto, el arquitecto responsable del proyecto, Luca Lancini, ha destacado la "integración absoluta de la tecnología de paneles solares en los contextos arquitectónicos de la planta" de Flix.

"No son prótesis que le estamos añadiendo -ha proseguido Lancini- sino que es el propio concepto del edificio que conlleva la producción de la energía desde un punto de vista morfológico".

De este modo, se trata de apostar por un nuevo lenguaje arquitectónico que no utilice el silicio y las placas fotovoltaicas de manera puntual o anecdótica sino que las integre totalmente como herramientas válidas, eficientes y eficaces de la arquitectura.

La planta de fabricación de placas solares, que "reutiliza al 100% todo lo que genera" a partir de un ciclo combinado que crea energía para la propia fábrica, forma parte de un proceso integral que no termina en la producción de energía solar.

En este sentido, Caroldi ha remarcado: "nosotros de la cáscara de arroz producimos energía" aunque "nuestro proyecto no se para en la producción del panel" ya que "las placas que producimos las instalamos en un parque" cerrando, de este modo, el proceso que va de la creación a la utilización práctica de la energía fotovoltaica.

La planta de Flix, que generará en la zona unos 400 empleos, representará para Vallombrosa una inversión de 500 millones de euros cuyo retorno se traducirá, al cabo de cinco años, en 1.050 millones de euros de beneficio empresarial.