Domingo, 10 de Febrero de 2008

Fiestas y homenajes a Aretha Franklin amenizan las horas previas a los Grammy

EFE ·10/02/2008 - 21:23h

EFE - La cantante Aretha Franklin es, a sus 65 años, historia viva de la música, y en la ceremonia de esta noche, la diva aspira a hacerse con su Grammy número 18, ya que es candidata a la Mejor Actuación de Gospel por su dueto con Mary J. Blige.

A escasas horas para el comienzo de la gala número 50 de los premios "Grammy", la industria calienta motores con fiestas previas y homenajes a Aretha Franklin, "Persona del Año" para la Fundación MusiCares, que entrega los galardones.

Franklin es, a sus 65 años, historia viva de la música, y en la ceremonia de esta noche, la diva aspira a hacerse con su Grammy número 18, ya que es candidata a la Mejor Actuación de Gospel por su dueto con Mary J. Blige.

El reverendo Al Sharpton abrió el viernes una gala en su honor con una bendición a la altura del mito y muy ajustada a los tiempos electorales que vive Estados Unidos.

"Podemos debatir, Señor, sobre quién será el presidente, pero no hay debate alguno sobre quién es la reina", afirmó.

Y Aretha es, sin duda, la gran "Reina del Soul", que "nunca olvidó sus raíces y vivió para ver sus frutos", añadió Sharpton durante el acto llevado a cabo en el Centro de Convenciones de Los Ángeles.

El evento sirvió como homenaje a Franklin por ser la "Persona del Año" para la Fundación MusiCares, que cubre las necesidades de los que pertenecen a la industria de la música y viven dificultades económicas.

Bill Cosby, en su línea, bromeó durante el evento con el hecho de que Franklin es "responsable de que haya muchas cantantes femeninas trabajando en otras cosas, porque intentaron imitarla (...) y claro acabaron trabajando en Wal-Mart".

En esa jornada, que sirvió para recaudar fondos para la Fundación MusiCares, al precio de 1.250 dólares por plato, otros artistas versionaron clásicos de la cantante: "Day Dreaming", a cargo de John Legend, "Angel", por Corinne Bailey Rae, "Do Right Woman, Do Right Man", por la ganadora del programa de televisión "American Idol" Fantasia, o "Rock Steady", por Ledisi.

Se recaudaron unos 4,5 millones de dólares, la mayor cantidad obtenida hasta la fecha por la Fundación, gracias también a la subasta de artículos pertenecientes a algunos de los principales ganadores del Grammy.

El sábado por la noche, en el Beverly Hilton, se celebró la última gran fiesta previa a los galardones, en la que actuaron la banda de rock Foo Fighters con su vibrante "The Pretender", Leona Lewis, Chris Daughtry, Josh Groban o Alicia Keys.

A la fiesta asistieron, entre otros, Whitney Houston, Janet Jackson, Nicole Richie, Rod Stewart, Paula Abdul o Rihanna.

¿Pero quién mejor que Aretha Franklin para coronar las bodas de oro de estos premios?

La Academia de Ciencias y Artes de la Grabación quiere aderezar la ceremonia con recuerdos imborrables ocurridos en las galas durante estos 50 años, pero para ello debe encontrar el tiempo necesario, ya que se entregarán premios en 110 categorías dentro de 31 géneros.

No obstante, ante las cámara de televisión, solo se muestra la entrega de una pequeña parte de ellos.

Tal y como recuerda el rotativo Los Ángeles Times, algunos de los mejores momentos de esta ceremonia han sido de tono político, como la edición de 1975, en la que Stevie Wonder cantó "You Haven't Done Nothin'" ("No has hecho nada"), en protesta por el trato hacia la comunidad negra.

Annie Lennox rompió esquemas al travestirse y aparecer como Elvis Presley en 1984 e incluso Elton John mostró un encomiable ejemplo de tolerancia al hacer en 2001 un dueto con Eminem, un homofóbico reformado.

Aunque también hay espacio para los retos personales, como ya demostró Franklin en 1998 al unirse en un inolvidable dúo con Luciano Pavarotti y cantar el aria "Nessun Dorma". Soul y ópera fusionados.