Lunes, 8 de Octubre de 2007

"Nos dirigimos hacia la sociedad de las 24 horas"

El director del Instituto de Investigaciones del Sueño, Diego García-Borreguero, advierte de que los nuevos hábitos de los españoles pueden causar problemas a medio plazo

AINHOA IRIBERRI ·08/10/2007 - 00:00h

El experto en sueño Diego García-Borreguero

Diego García-Borreguero es probablemente uno de los médicos que más sabe sobre el sueño de España. Licenciado en Medicina por la Universidad de Navarra, se especializó en el Instituto Max Planck de Alemania y en el National Institute of Health de EEUU. Actualmente dirige el Instituto de Investigaciones del Sueño , cargo que compagina con su trabajo en diversas sociedades científicas, como la American Academy of Sleep Medicine.

Un estudio publicado recientemente en la revista ‘Sleep' afirma que el trabajo es la principal causa de insomnio en EEUU. ¿Sucede lo mismo en España?

Este dato no es del todo sorprendente, pero es más lógico que ocurra en EEUU, donde es habitual el multiempleo y el trabajo por turnos. En España, cada vez nos dirigimos más hacia la sociedad de las 24 horas, lo que se puede ver en los horarios de los comercios y en las jornadas de trabajo prolongadas, por lo que es probable que esta tendencia se reproduzca en nuestro país.

¿Se duerme bien en España?

La situación de desarrollo que ha alcanzado en pocos años la sociedad española se ha reflejado en los hábitos de sueño. Los españoles tendemos a mantener horarios tardíos de acostarnos y, aunque nos levantamos algo más tarde que el resto de los europeos, cada vez nos equiparamos más a ellos a la hora de despertar, pero no a la de irnos a la cama. Todo esto hace que el español duerma una media de una hora menos al día. El síndrome de insuficiencia del sueño es más habitual en España que en otros países de nuestro entorno, exceptuando quizás a Grecia.

¿Qué problemas provoca la pérdida de sueño?

En primer lugar, una sensación de malestar. Además, genera problemas de rendimiento laboral a medio y largo plazo. Pero lo más grave es que el sueño incide directamente sobre la salud y su falta provoca un aumento en el riesgo cardiovascular y una serie de alteraciones hormonales, sobre todo en las tiroideas y en las catecolaminas, que incluye entre otras la adrenalina. También se ha observado una relación no causal con la diabetes, que hay que estudiar mejor.

¿Cuántas horas debemos dormir al día?

Aunque las necesidades de sueño son variables, en líneas generales hay que dormir entre seis horas y media y ocho horas y media. Luego están los factores individuales. Por ejemplo, las mujeres necesitan dormir entre 30 y 60 minutos más que el hombre hasta que alcanzan la menopausia.

¿Qué podemos hacer para dormir mejor?

Es una obviedad, pero hay que hacer un esfuerzo de desaceleración dos horas antes de dormir. Si no somos capaces podemos requerir la ayuda de un psicólogo, que nos enseñará técnicas de desviación de pensamientos o pequeños trucos, como elaborar una lista con las cosas que nos preocupan a primera hora de la mañana para que nos dé tiempo a tacharlas durante el día. Por otra parte, hay que seguir siempre horarios regulares, incluso los fines de semana, aunque con ciertos márgenes.

¿Son seguros los somníferos que se venden sin receta?

En principio, cuando los fármacos son de libre prescripción es porque el potencial de adicción es bajo. Por ejemplo, uno de los medicamentos sin receta más utilizado para dormir es un antihistamínico. Otra cosa son los que han de adquirirse con receta, que deberían estar bajo control.

Pero hay gente que los consume...

El problema es que la sociedad tiende a no concebir el insomnio como una enfermedad. A alguien que tuviera diabetes no se le ocurriría pedirle un antidiabético al vecino. Sin embargo, en el caso del sueño hay una mayor tendencia a automedicarse. También ocurre con los remedios naturales, que la gente consume sin saber que muchas veces no hay certeza de su eficacia, y en ocasiones ni siquiera de su falta de toxicidad.