Domingo, 10 de Febrero de 2008

Huckabee se ceba en el malestar conservador

El rival de Mccain en el bando republicano logra dos éxitos notables y aún no se rinde

ISABEL PIQUER ·10/02/2008 - 20:09h

Los republicanos todavía no tienen muy claro si están unidos con o contra John McCain. La victoria del ex pastor baptista, Mike Huckabee, en las primarias de Luisiana y Kansas, celebradas el pasado sábado y su cuasi triunfo en Washington (perdió por sólo 200 votos) reflejan el profundo malestar que pesa en el partido conservador ante la perspectiva de respaldar a McCain como candidato a las presidenciales.

Ahora que Mitt Romney se ha ido, Huckabee, y en menor medida el otro candidato republicano, aunque marginal, Ron Paul, han concentrado el "voto protesta" contra el veterano senador por Arizona. Fue especialmente claro en Kansas, donde Huckabee ganó el 60% de los votos frente al 24% de McCain, y eso que sus escasísimos medios apenas le permitieron hacer campaña.

Huckabee sigue apelando al simpatizante religioso pero la retirada el pasado jueves de Romney, ha ampliado su base. Las primarias de Virginia, que se celebran mañana, servirán para determinar si este es un fenómeno pasajero o una corriente más profunda que podría plantear serios problemas para McCain.

Mientras tanto el ex pastor y ex gobernador de Arkansas se lo pasa estupendamente. "No me gradué en matemáticas", dijo en una convención conservadora en Washington, "me gradué en milagros y sigo creyendo en ellos".

Mucho milagro necesitará para seguir en la carrera. McCain sigue manteniendo una clara ventaja en número de delegados, 714 frente a los 217 de Huckabee. Este último asegura que seguirá en campaña hasta que su rival alcance los 1191 necesarios para la nominación.

Y aunque no debería tardar en conseguirlos, los últimos resultados ilustran la urgente labor de seducción que debe desplegar McCain hacia el ala más radical de su partido, y eso que el presidente George Bush le avaló políticamente este fin de semana al calificarlo de "conservador sólido".

Pero será una ardua labor. "No basta con decir que uno ha sido soldado raso en la revolución de Reagan, la pregunta debería ser ¿Qué has hecho por los republicanos últimamente?", dijo la comentarista conservadora Laura Ingraham, al presentar a Romney en la convención donde anunció su retirada, en una clara y crítica alusión a McCain.

La falta de entusiasmo se repercute en las cifras. Hasta ahora unos 12 millones de republicanos han participado en sus primarias, comparado con los 19 millones de demócratas, mucho más entusiasmados con sus candidatos y con la perspectiva de acabar con la presidencia de George Bush.