Domingo, 10 de Febrero de 2008

Montan una cadena humana con antorchas en Bochum en protesta por el cierre de la planta

EFE ·10/02/2008 - 20:00h

EFE - Unas 6.000 personas montaron hoy una cadena humana con antorchas en torno a la planta de Nokia en la localidad alemana de Bochum, cuyo cierre fue anunciado recientemente por el fabricante finlandés de telefonía móvil.

Unas 6.000 personas montaron hoy una cadena humana con antorchas en torno a la planta de Nokia en la localidad alemana de Bochum, cuyo cierre fue anunciado recientemente por el fabricante finlandés de telefonía móvil.

"Esperemos que se les encienda una luz a los directivos en Helsinki", exclamó la delegada del sindicato metalúrgico IG-Metall, Ulrike Kleinebrahm ante los manifestantes.

En la concentración participaron además el presidente del parlamento alemán, Norbert Lammert y el ministro de Trabajo de Renania del Norte Westfalia, la región en la que se encuentra la fábrica, Karl-Josef Laumann, ambos cristianodemócratas.

La protesta tiene como objetivo lanzar una señal a la reunión que mantendrá la dirección de la compañía con el comité de empresa de esta planta el martes próximo en Helsinki.

La representación de los trabajadores tiene como meta prioritaria evitar el cierre de su factoría y el traslado de su producción a una nueva planta en Rumanía.

Sin embargo, el fabricante finlandés ha anunciado que la decisión de trasladar la producción es irrevocable.

De hecho, la planta en Rumanía empezará ya a funcionar a partir de este lunes, aunque al comienzo sólo con 200 trabajadores.

El comité de empresa alemán ha desarrollado un plan para reducir costes y mejorar la productividad, que contempla una inversión de 14 millones de euros en nuevas líneas de producción.

La dirección en Finlandia había aducido precisamente los elevados costes de trabajo en Alemania como argumento para el cierre.

La factoría de Bochum da empleo a mas de 2.300 personas, así como a unos 1.000 trabajadores temporales.

Renania del Norte Westfalia ha reclamado al grupo la devolución de 41 millones de euros de subvenciones y argumenta que Nokia ha incumplido desde 2002 sus compromisos de creación de empleo en su factoría de Bochum.