Domingo, 7 de Octubre de 2007

Massagué halla nuevos genes implicados en el paso del tumor de mama al pulmón

EFE ·07/10/2007 - 14:09h

EFE - El científico Joan Massagué. EFE

El equipo del español Joan Massagué, del Memorial Sloan-Kettering Cancer Center de Nueva York, ha descubierto dos nuevos genes implicados en la transmisión del cáncer de mama al pulmón.

Según explicó Massagué en declaraciones a Efe, los investigadores han comprobado que los dos genes descubiertos, denominados ID1 e ID3, son "muy importantes" para que las células que salieron de un tumor de mama puedan reanudar la formación de otro una vez han penetrado en el tejido pulmonar.

Massagué, uno de los científicos que ha participado esta semana en Madrid en un congreso internacional sobre cáncer organizado por el CNIO (Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas), dijo que aunque se tenga el concepto de que una célula cancerosa crece en todas partes "muy rabiosamente", en realidad cuando llegan solas a un nuevo tejido se encuentran con un entorno "hostil" y muy distinto del que proceden.

El hallazgo de estos dos genes se suma y complementa al de otros cuatro, también descubiertos por el equipo de Massagué, utilizados por las células cancerígenas para poder entrar desde el tumor de mama al torrente sanguíneo y salir luego hasta el pulmón.

A partir de esa información, ahora se podrán combinar fármacos ya conocidos para luchar contra ese conjunto de genes.

Respecto a las consecuencias que supone a una persona conocer su información genética, dijo que es un tema "delicado", y que en su hospital existe un departamento de "consejo genético" que asesora a los afectados sobre este asunto.

Durante su intervención en el congreso con el que el CNIO ha celebrado el 25 aniversario del descubrimiento del primer oncogen, Massagué disertó acerca de los microRNA, una clase de biomoléculas "nuevas" que por primera vez se han relacionado con la metástasis.

En su opinión, esos descubrimientos apuntalan la certeza de que la lucha contra el cáncer es un frente muy amplio en el que no se avanza por igual contra cada uno de los 200 tipos conocidos.

Así, por ejemplo, se constata un descenso en el cáncer de estómago y un incremento en el de pulmón, que no deja de crecer, e incluso se espera que aumente más en las mujeres ya que empezaron a fumar dos décadas después que los hombres.

En cualquier caso, añadió, el mundo está "en la edad de oro de la oncología", y el fruto que se saca de los descubrimientos hoy va "mucho más allá" de los que se obtenían tan sólo hace una o dos décadas.

Hoy se sabe, continuó el investigador, cómo afectan las moléculas a las células, cómo el comportamiento individual de éstas repercute en el tumor y éste se manifiesta en el paciente, dando pistas sobre cómo tratarlo y con qué terapias.