Sábado, 9 de Febrero de 2008

Matan de un disparo en la cabeza a un hombre en el centro de Madrid

EP ·09/02/2008 - 20:20h

Un hombre de entre 30 años y 35 años murió hoy de un disparo en la cabeza a las 18:30 horas a la altura del número 65 de la calle Santa Engracia. Los sanitarios del Samur Protección Civil se encontraron a la víctima, un hombre de entre 30 años y 35 años, con un disparo por arma de fuego en la zona de la boca. Sólo pudieron certificar la muerte puesto que no había posibilidad de reanimación.

Según las declaraciones de los testigos al agencia Europa Press, los presuntos autores del asesinato dispararon hasta en tres ocasiones y salieron corriendo. En concreto, la dependienta de una tienda de comestibles cercana al lugar aseguró haber escuchado lo que ella creía que era "un petardo", por lo que al asomarse a la calle vio a dos personas corriendo. "He visto a dos personas corriendo, uno de ellos con el pelo cortado al cero, llevaba un pantalón azul y un jersey marrón, y los dos eran blancos", afirmó la joven.

Asimismo, la dependienta explicó que los dos individuos sospechosos salieron corriendo en un principio hacia la izquierda de la calle, pero al ver el semáforo cerrado volvieron sobre sus pasos a toda carrera hacia el sentido contrario por donde lograron escapar.

Al lugar del suceso se han trasladado agentes de la Policía Municipal y Nacional que se han hecho cargo de la investigación. Por otra parte, uno de los sanitarios que trabajan en la clínica dental frente a la que ocurrió el suceso apuntó que él se encontraba dentro del gabinete cuando sus compañeros le llamaron porque "habían disparado a un hombre en la puerta".

"En seguida le tomé el pulso y ya había muerto. Me sorprendió que había un hombre a mi lado que muy tranquilo me preguntaba cómo estaba el fallecido. Yo le pregunté si es que le conocía, a lo que me contestó: "es el novio de mi prima'", explicó el médico, que aseguró que "parece que éste estaba comprobando que el trabajo estaba hecho".

Además, el dentista aseguró que el fallecido tiene los ojos azules y el pelo rubio. En estos momentos se está procediendo al levantamiento del cadáver, por lo que la calle Santa Engracia permanece acordonada y dos de sus carriles cerrados al tráfico.