Sábado, 9 de Febrero de 2008

La directora de la feria dice que ARCO es una feria que debe reinventarse en cada edición

EFE ·09/02/2008 - 16:06h

EFE - La directora de la feria de Arte Contemporáneo, ARCO, Lourdes Fernández, durante la entrevista con Efe, en la que declaró que la muestra tiene que encontrar su seña de identidad convirtiéndose en puente cultural entre Latinoamérica y Europa, y este es uno de los objetivos de la próxima edición del certamen.

Los nuevos pabellones, con la consiguiente renovación de su estructura y contenidos, el alto nivel de los participantes y el atractivo de contar con Brasil como país invitado hacen de ARCO 2008 el escaparate que la directora Lourdes Fernández pretende en su segundo año al frente del certamen.

ARCO, señaló Fernández en una entrevista con Efe, es una feria que exige "una reinvención" casi en cada edición y "el propio arte te está dando nuevas pautas para ello".

La feria, que abrirá sus puertas la próxima semana a una edición "mucho más pensada por todo el nuevo equipo, que se acerca a por donde queremos ir", debe enfrentarse a la proliferación de certámenes de arte contemporáneo, como las citas de Basilea, Freaze, en Londres, Miami o la ShContemporary, en Shangai. .

"Esto es una evidencia. Muchas de las ferias son peores que ARCO y otras de la misma categoría o incluso con un futuro importante, como la de Shangai, que no ha tenido tanta repercusión pero a la que hay que estar atentos".

La baza de ARCO, por tanto, es plantearse su propia estrategia. "Eso ocurre en todos los sectores y también en arte contemporáneo. La feria debe buscar su propia personalidad y aprovechar el tirón de Madrid. Uno de los éxitos de ARCO es la atracción de una ciudad que se vuelca haciendo que sea el gran acontecimiento del arte contemporáneo del año".

Esa personalidad que reclama la directora se encuentra también en "convertirnos en la puerta de Latinoamérica. Al final Miami no deja de ser una feria que ocurre en América y nosotros estamos en Europa y estamos en esa puerta que culturalmente nos une. Por eso es tan importante la presencia brasileña este año".

Tema inevitable son las protestas promovidas por las galerías que han quedado fuera. Aunque la directora prefiere no entrar en polémica, ya que "no hay nadie excluido, sino no admitidos", recordó el dicho de "ladran, luego cabalgamos" y consideró que si protestan tanto es porque quieren estar en una feria que es la plataforma del mercado del arte.

Uno de los reproches que a lo largo de su existencia se ha hecho a ARCO ha sido que el coleccionista español no compraba en las galerías extranjeras. Esto es algo que ha cambiado radicalmente según la directora, quien recordó que cuando Austria fue país invitado los dieciséis galeristas vendieron a españoles.

"Es algo que ocurrió al ser un mercado emergente que se estaba consolidando. La feria ha tenido años muy buenos, con galerías muy buenas pero otros en que no venían esas galerías y al final quien atrae a los coleccionistas son las galerías".

Contenta con todos los eventos, exposiciones y iniciativas que surgen en torno a ARCO, "en arte contemporáneo siempre se suma", también apoya la presencia masiva de público en la feria.

"El miércoles y el jueves hemos sido muy estrictos para que el público sea profesional. Así lo hicimos el año pasado y fue un éxito; los coleccionistas pueden ver las obras tranquilamente, hablar con los galeristas y mantener una relación más directa y pausada, pero en el arte soy partidaria de los visitantes".

En el fondo, afirmó, "es potencial de conocimiento del arte y potencial de conocimiento es potencial de coleccionismo, potencial cultura, potencial de desarrollo. Puede ser más agobio durante los días que se abre al público, pero es una riqueza que también provoca mayor repercusión. Hay que profesionalizarla pero no cerrar las puertas".

Lourdes Fernández no es ajena a una crisis económica que puede repercutir en las ventas, pero cree que el arte tiene unos parámetros de mercado muy diferentes a otros sectores. "Estamos haciendo un esfuerzo muy importante, entre otras cosas hemos invitado a 300 coleccionistas de todo el mundo, hemos dado facilidades a grandes grupos de patronos y a comités de adquisiciones de los principales museos".

"Hay crisis y lo sabemos, pero para eso existe la feria que en momentos asís debería ser una aportación más. Si tu no vendes en tu ciudad, vienes a la feria y te tiene que funcionar, nosotros trabajamos para eso. Me conformaría con que el volumen de ventas aumentara".