Archivo de Público
Viernes, 30 de Agosto de 2013

México y Siria, los puntos calientes de las desapariciones forzosas

Amnistía Internacional exige justicia a los Gobiernos, en el Día Internacional de este "crimen atroz", y que se lleven a cabo "investigaciones imparciales" para que se mande a los responsables a los tribunales

PÚBLICO ·30/08/2013 - 08:10h

Este viernes se celebra el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas con el objetivo, como cada año, de exigir justicia para ellas. El pasado 2012 hubo este tipo de desapariciones en 31 Estados, donde México y Siria se sitúan como puntos calientes de este "crimen atroz".

La desaparición forzada va en contra del derecho internacional, y bajo ciertas circunstancias está tipificada como crimen de lesa humanidad. En ningún caso pueden invocarse circunstancias excepcionales tales como estado de guerra o amenaza de guerra, inestabilidad política interna o cualquier otra emergencia pública como justificación de la desaparición forzada.

La organización no gubernamental (ONG) Amnistía Internacional ha aprovechado una fecha como ésta para pedir a los gobiernos que "realicen las investigaciones imparciales" pertinentes sobre todos los casos y que, tras esto, "se lleve ante los tribunales a los responsables". De esta forma, la ONG pide "un avance en la ratificación e implementación" de los compromisos adoptados en la Convención Internacional para la protección de Todas las Personas contra las Desapariciones Forzosas. 

El último informe ha recogido un total de 53.986 casos de desapariciones en 84 Estados

La Convención establece para los estados la obligación de prevenir que ocurra y luchar contra la impunidad, así como el efectivo acceso a justicia y reparación para víctimas y familiares.

En Siria el número de casos se ha incrementado de "manera alarmante" desde el inicio del conflicto. "Miles de personas han sido detenidas por su oposición al Gobierno y muchas de ellas se encuentran desaparecidas", explica la organización, "sus familias ignoran su paradero y viven en la angustia y la desesperación de no saber qué ha sido de sus personas queridas". En México, el gobierno federal ha reconocido que hay al menos 26.000 personas registradas como desaparecidas o no localizadas en los seis últimos años.

Son algunos de los ejemplos de países en los que la organización muestra su preocupación. Pero, desgraciadamente, esta práctica se lleva a cabo en todo el mundo. El último informe del Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas de Naciones Unidas que abarca el período entre noviembre de 2011 y noviembre de 2012 indica que el Grupo ha recogido desde su creación un total de 53.986 casos en 84 Estados. De ellos sólo se han logrado esclarecer 298 casos en los últimos cinco años, es decir, menos del 1%.

En Siria el número de casos se ha incrementado de "manera alarmante" desde el inicio del conflicto

Según este informe, los diez países con mayor número de desaparecidos registrados desde 1980 son: Iraq (16.548), Sri Lanka (12.473), Argentina (3.449), Guatemala (3.155), Argelia (3.033), Perú (3.009), El Salvador (2.662), Colombia (1.255), Chile (908) y Filipinas (782).

Twitteracción por los casos de México

En este 30 de agosto, Amnistía Internacional ha lanzado una acción en Twitter para hacer un llamamiento a las autoridades de México acerca de "la gravedad de la crisis actual de las desapariciones en el país".

En especial para que se inicie una investigación inmediata, exhaustiva e imparcial sobre la presunta desaparición forzada de cuatro personas en Nuevo Laredo, estado de Tamaulipas, en la frontera con EE.UU. "La práctica de la desaparición forzada ha sido con frecuencia utilizada como estrategia premeditada para infundir terror entre la población", expresa AI, "y extender la sensación de inseguridad".

En el caso de España, según Amnistía Internacional, "la impunidad perdura y a las víctimas se les niega el derecho a la justicia, a la verdad y a la reparación". No se están investigando las desapariciones forzadas y otros crímenes de derecho internacional cometidos durante la Guerra Civil y el franquismo. Amnistía Internacional ha "constatado" en la justicia española "una tendencia continuada a archivar de plano de las investigaciones sobre estos crímenes".