Archivo de Público
Miércoles, 28 de Agosto de 2013

La ONU avisa de que cualquier acción militar requiere el aval del Consejo de Seguridad

Londres presenta una resolución para "autorizar las medidas necesarias para proteger a los civiles". Ban Ki Moon pide cuatro días para que los técnicos de Naciones Unidas terminen su investigación sobre el ataque químico en Damasco

AGENCIAS ·28/08/2013 - 11:10h

/ EUROPA PRESS - El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon.

La intervención extranjera en Siria parece inminente, a tenor de las últimas declaraciones de los representantes de Estados Unidos y sus aliados occidentales. Ante ello, Naciones Unidas lo ha dejado claro: cualquier acción militar requiere el aval del Consejo de Seguridad de la ONU.

"El Derecho Internacional es claro al respecto", defendió el enviado especial de Naciones Unidas y la Liga Árabe, Lajdar Brahimi. "Debo decir que sé que el presidente (Barack) Obama y la Administración estadounidense no tienen gatillo fácil. Qué decidirán, no lo sé. pero ciertamente el Derecho Internacional es muy claro", insistió el mediador.

Brahimi instó a EEUU y al resto de países que dicen tener "pruebas", con las que pretenden justificar la intervención militar, de que en Siria se usaron armas químicas las "compartan con nosotros pero de momento no las conocemos". "Estamos muy interesados en escucharles", manifestó.

Brahimi: "Debo decir que sé que Obama no tiene el gatillo fácil"

El enviado especial de la ONU, que desde principios de mes trabaja con su equipo desde Ginebra para encontrar una solución política al conflicto sirio, reconoció que hay "un antes y un después" tras el ataque del pasado día 21 contra civiles en las afueras de Damasco, en el que existen múltiples evidencias de que se usaron armas químicas. El mediador sostuvo que "la sustancia" que se utilizó aquel día en el barrio de Guta causó la muerte de "300, 600, quizás 1.000 o más personas", un hecho que calificó de "horrendo" e "inaceptable".

A este respecto, Brahimi admitió que ahora es incapaz de asegurar que llegue a celebrarse la conferencia de paz entre EEUU y Rusia para poner fin a la guerra civil en el país árabe. "He hablado con las dos partes (EEUU y Rusia) y ellos me han dicho que siguen interesados y comprometidos", aunque "los eventos del 21 de agosto tendrán un efecto sobre cómo llegar" a ese foro de negociación, comentó. Una acción militar externa contra el régimen de Bashar Al Asad indudablemente tendrá también un impacto sobre el proceso diplomático, reconoció, sin poder adelantar si lo bloqueará definitivamente o, por el contrario, lo acelerará.

"Parálisis diplomática"

Por otro lado, Reino Unido presentó un borrador de resolución de condena contra el uso de armas químicas y para "autorizar las medidas necesarias para proteger a los civiles" a los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia y China. La reunión concluyó sin avances. Fuentes diplomáticas relataron que los representantes de Moscú y Pekín, aliados tradicionales de Damasco, se marcharon de la sala "tras concluir el encuentro", mientras que el resto de embajadores siguieron reunidos. Ninguno de ellos hizo declaraciones a la prensa.

Hague: "No podemos permitir que el uso de armas químicas siga adelante sin oposición"

Anteriormente, el ministro de Exteriores británico, William Hague, defendió en un artículo en el Daily Telegraph la necesidad de actuar contra el régimen sirio y romper la "parálisis diplomática" en el Consejo de Seguridad de la ONU, en alusión al veto de Rusia y China a los intentos de condena al régimen sirio, al que, según "todas las pruebas e información de que disponemos, incluido de testigos" responsabilizan del ataque químico.

"No podemos permitirnos que el uso de armas químicas en el siglo XXI siga adelante sin oposición [...] "estamos sopesando actualmente con Estados Unidos y nuestros otros aliados cómo responder de una manera que sea legal y proporcionada", sostuvo Hague, que advirtió además de que no intervenir podría suponer que el armamento químico sirio caiga "en manos equivocadas en el futuro", lo que supondría "un reto para nuestra seguridad común". 

Críticas de Rusia

Rusia no tardó en responder al anuncio de Reino Unido y denunció que su proyecto de resolución no es más que una maniobra táctica para luego justificar un ataque unilateral contra Damasco. "Es del todo obvio que Rusia y China no permitirán su aprobación, y creo que la propuesta de esta resolución es una mera formalidad para Reino Unido, EEUU y otros partidarios de la intervención militar", señaló el jefe del Consejo de Política Exterior y Defensa ruso, Fiodor Lukiánov.

"Es del todo obvio que Rusia y China no permitirán la aprobación de la resolución británica"

El destacado analista político ruso cree que los países de la alianza contra Al Asad "necesitan que (la resolución) sea formalmente rechazada para poder decir que la postura destructiva de algunos países no les permite hacerlo de acuerdo al procedimiento, y dado que no pueden seguir inactivos deben intervenir en base a sus propias decisiones". "Atendiendo a la retórica que se oye, es imposible esperar que renuncien (a sus planes) sin el mandato de la ONU. Hay mucho en juego, sobre todo el prestigio de EEUU. Si Obama ya ha dicho que la línea roja son las armas químicas, debe intervenir ajeno al grado de legitimidad para demostrar su propia valía", concluyó.

En todo caso, el Gobierno ruso había considerado antes de la reunión que era prematuro cualquier resolución del Consejo de Seguridad mientras los inspectores de la ONU no acaben su investigación en Damasco del ataque de la semana pasada. Los técnicos llegaron este miércoles a una localidad bajo control rebelde a las afueras de la capital siria para su segundo día de pesquisas.

Desde La Haya, el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, pidió, ante los tambores de guerra, que se dé tiempo al equipo para concluir su investigación, que, según precisó, necesita cuatro días más. Ban subrayó que las imágenes del presunto ataque no tienen comparación "con nada de lo que hemos visto en el siglo XXI". "Es esencial aclarar los hechos. Un equipo de investigación está ahora sobre el terreno para hacerlo. Solo días después del ataque, han recogido valiosas muestras y entrevistado a víctimas y testigos. El equipo necesita tiempo para hacer su trabajo".