Archivo de Público
Jueves, 29 de Agosto de 2013

La gran esperanza del PP se llama Miguel Arias Cañete

El ministro de Agricultura es el mejor valorado del Gobierno y parte como favorito de Rajoy para liderar la candidatura de los dos próximos procesos electorales: Europa y Andalucía.

ANA PARDO DE VERA ·29/08/2013 - 07:36h

Mariano Rajoy y Miguel Arias Cañete, en un acto del PP. EFE

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ocupa en este momento el lugar favorito en el seno del PP -y así lo reconocen en sus filas- para liderar dos contiendas electorales decisivas para Mariano Rajoy: las elecciones europeas, que se celebrarán en junio de 2014, y los comicios andaluces, que aunque no tienen fecha y se han celebrado aún el año pasado, podrían adelantarse tras la repentina marcha de José Antonio Griñán de la Presidencia de la Junta de Andalucía y la designación de Susana Díaz como sucesora. Sobre todo, ahora que las encuestas son más favorables al PSOE andaluz de lo que lo fueron en 2012. También, porque si algo se le reconoce a Griñán, es la oportunidad de haberse ido cuando el PP de Andalucía camina descabezado de candidato a la Junta y Díaz podría aprovechar esta circunstancia para consolidarse definitivamente frente a quienes critican un dedazo.

Cuando se pregunta a los conservadores en dónde se ubicará finalmente a Miguel Arias Cañete, en primer lugar, responden que depende de Rajoy, además, si finalmente decide moverlo de su puesto actual. Con todas las precauciones cuando se pronuncia el binomio cambios+Rajoy, argumentan que el ministro haría un "excelente" papel liderando la lista europea del PP y se apoyan en que, en estos momentos, y según la última encuesta del CIS (julio 2013), Arias Cañete es el miembro del Gobierno mejor valorado (aunque suspende con menos de un 4) con un 3,25 y subiendo desde el 3,03 de abril. Le sigue la vicepresidenta con un 3,12, a quien el titular de Agricultura ha adelantado en la encuesta de julio y marcando una considerable distancia, además, con el jefe del Ejecutivo, que obtiene un 2,45 frente al 2,44 de tres meses antes. Con las del Parlamento Europeo, el PP se enfrenta a sus primeras elecciones desde que el caso Gürtel se amplió al caso Bárcenas, con la aparición de documentos, informaciones y declaraciones con indicios de una presunta financiación ilegal del PP. Por ello, los conservadores ven en Europa el primer termómetro de la temperatura de su apoyo electoral, "si es tan frío como vaticinan las encuestas" -ilustran- o, por el contrario, desmontan las tesis de los estudios sociológicos.

En la última encuesta del CIS, Arias Cañete desplazó a la vicepresidenta del liderazgo de las valoraciones del Gobierno

Uno de los obstáculos para colocar a Arias Cañete al frente de la lista europea del PP es lo solicitados que parecen estar los escaños por otros destacados conservadores, ya sea para alejarlos del foco nacional por el caso Gürtel-Bárcenas -como el vicesecretario general del PP Javier Arenas o la ministra de Sanidad, Ana Mato- o como premio por el trabajo de muchos años, como el presidente de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, que ayer mismo reconocía en La Moncloa y tras su reunión con Rajoy su deseo de ser europarlamentario. Además, en el PP recuerdan la opción del ministro de Economía para liderar la lista y acceder, posteriormente, a un puesto de comisario en Bruselas, opción que también se contempla para Arias Cañete y que, de momento, parte como favorita, sobre todo, porque parece complicado que Rajoy prescinda de Luis de Guindos en el momento en que el presidente considera que empieza a remontar la economía española.

El problema andaluz

Miguel Arias Cañete, por otro lado y según admiten sus compañeros de partido, podría ser la mejor solución para el quebradero de cabeza que ha resultado ser Andalucía para el PP, tras el fracaso de Javier Arenas en marzo de 2012, que no logró hacerse con la Junta a pesar de obtener los mejores resultados del PP en la Comunidad. Ésta no sería la mejor opción para el ministro de Agricultura, que nunca ha ocultado su deseo de volver a Bruselas -fue eurodiputado durante doce años-, además, con la posibilidad de hacerse con un puesto en la Comisión. Sin embargo, en la calle Génova reconocen que la cuestión del liderazgo "real" del PP andaluz hay que resolverla este otoño, a poder ser, no más tarde del mes de octubre. El alcalde de Sevilla, que preside actualmente el partido en la Autonomía, ya ha dejado constancia -aunque no de forma oficial, de momento- que su intención futura es centrarse en el Ayuntamiento como única prioridad. Tampoco Juan Ignacio Zoido ha aglutinado a los conservadores en Andalucía en torno a su liderazgo -como sí logró durante años Javier Arenas- ni mucho menos ha conseguido subir en las encuestas; al contrario y según éstas, el PP Andaluz pierde apoyos desde marzo de 2012.

Aparte del ministro de Agricultura, en el PP no existe ningún candidato que aglutine su trayectoria política y peso orgánico  y, además, esté vinculado a Andalucía, ya que, aunque nacido en Madrid, Arias Cañete está casado y tiene tres hijos con Micaela Domecq, con quien reside en Jerez de la Frontera (Cádiz) Para liderar el PP Andaluz, de hecho, han sonado siempre varios nombres, aunque siempre de forma vaga: el que fuera número dos de Javier Arenas, Antonio Sanz; el alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto; el secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Juan Manuel Moreno; la delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, o el portavoz del Grupo Popular en el Parlamento de Andalucía, Carlos Rojas, entre otros.

Juan Ignacio Zoido no ha logrado aglutinar al PP Andaluz en torno a su liderazgo Con el lanzamiento de la candidatura de su ministro de Agricultura a Andalucía, Rajoy podría repetir un modelo que José María Aznar sí utilizó en varias ocasiones y que -aunque no siempre- dio bastante buen resultado al PP: utilizar el Gobierno de plataforma previa para dar presencia a candidatos autonómicos o municipales. Así ocurrió con Josep Piqué, que después de ser ministro de Aznar en varias carteras, fue candidato a la Generalitat de Catalunya, sin éxito; con Jaume Matas, que fue ministro de Medio Ambiente y repitió en la Presidencia de las Illes Balears posteriormente como candidato del PP; Esperanza Aguirre, que dejó la Presidencia del Senado tras haber sido ministra para ser la presidenta de la Comunidad de Madrid; Jaime Mayor Oreja, que volvió al País Vasco tras dejar el Ministerio del Interior para intentar ser lehendakari, aunque no lo consiguió; o el ex ministro de Trabajo, Juan Carlos Aparicio, que ganó las elecciones municipales tras dejar el Ejecutivo y fue alcalde de Burgos. También Luisa Fernanda Rudi, aunque no fue ministra, pasó de la Presidencia del Congreso (2000-2004) a la de Aragón, que ganó en 2011.