Archivo de Público
Martes, 27 de Agosto de 2013

Un incendio en Oia (Pontevedra) arrasa 1.500 hectáreas

En algunas zonas afectadas las llamas han sido extinguidas, aunque sigue parcialmente activo

EFE ·27/08/2013 - 07:32h

Vecinos de Lourenzá observan las llamas del incendio forestal. EFE

Un incendio forestal declarado en la parroquia de Burgueira en Oia (Pontevedra) ha arrasado durante esta noche y parte del día unas 1.500 hectáreas, según las estimaciones provisionales de la Xunta. La Consellería de Medio Rural y del Mar activó el nivel uno de emergencia por este fuego que comenzó en Oia y se ha propagado hasta O Rosal y Tomiño. La Xunta tomó esta decisión a las 22:45 de este lunes como medida de prevención por la proximidad de las llamas al núcleo de Lourenzá. Además, un nuevo fuego en Monterrei (Ourense) ha obligado a cortar la circulación en la carretera N-525 a la altura del kilómetro 175.

El incendio se declaró sobre las 20.27 horas del lunes en la parroquia de Infesta y continúa activo, aunque no hay información sobre la superficie afectada. Según ha comunicado el alcalde del municipio de A Guarda, José Manuel Domínguez Freitas a primera hora de la tarde, en algunas zonas las llamas han sido extinguidas, pero todavía queda fuego "vivo" en puntos más elevados del monte.

Este incendio ha provocado, además, cortes puntuales en uno de los carriles de la autovía A-52. El regidor municipal ha comentado que los medios de extinción han hecho un cortafuego de la carretera de Novás a Portocelo, para evitar que el fuego se extienda al término de A Guarda.

 

 

En las labores de extinción y control comenzaron trabajando un agente, cuatro brigadas, tres motobombas y un helicóptero. También un batallón de la Unidad Militar de Emergencias (UME) integrado por medio centenar de militares se ha incorporado esta noche a las labores de extinción, según ha informado un portavoz de esa unidad.

Otras parroquias del ayuntamiento de Monterrei se vieron afectadas el fin de semana por uno de los incendios forestales que se iniciaron en el municipio contiguo de Cualedro, un fuego que está controlado y que ha quemado 1.280 hectáreas.

Fuego en Tarragona

El incendio declarado el lunes por la tarde en Flix (Tarragona) ha obligado a desalojar dos masías y el Club Náutico del municipio vecino de Riba-roja d'Ebre, donde sigue muy activo uno de los cinco focos del fuego, iniciado junto a la vía del tren. Los Bomberos están muy pendientes de cómo evoluciona el viento en la zona, ya que puede complicar las tareas de extinción.

La circulación en la carretera C-12 ya se ha restablecido, tras estar cortada varias horas en ambos sentidos a la altura de Riba-roja, pueblo que celebra sus fiestas patronales y donde se ha suspendido la tradicional Fiesta del Río para permitir cargar agua a los hidroaviones. También se ha tenido que cortar la carretera local TV-7411, a la altura de esta misma localidad, vía que sigue cortada al estar este foco aún muy activo.

Evacuadas dos masías y un club náutico en Riba-roja d'Ebre

El incendio se inició sobre las 16.40 horas de este lunes, al parecer originado por una chispa del tren o de la catenaria, ya que las llamas van siguiendo la vía y se ha tenido que cortar la circulación de la línea ferroviaria R-15 entre Ascó y Flix y desviar a los pasajeros.

Protección Civil de la Generalitat ha activado en fase de prealerta el plan de emergencias por ferrocarril (Ferrocat), que continuará en este nivel hasta no tener controlada la situación. También el municipio de Ascó ha activado su plan de emergencia municipal, si bien el fuego está localizado muy lejos de la central nuclear.

En total, se han contabilizado cinco focos, que han movilizado hasta doce medios aéreos que han trabajado hasta el atardecer y una veintena de dotaciones terrestres; seis patrullas de los Mossos de Esquadra y dos unidades del Sistema de Emergencias Médicas (SEM).

El fuego se ha iniciado en la zona conocida como barranco de Berrús, cruzado por un puente, y se ha desplazado hacia el monte de Santa Magdalena, ya en el término de Riba-roja. El balance, provisional aún, es de siete hectáreas de vegetación quemadas, la mayor parte concentradas en Riba-roja, según los Agentes Rurales, a la espera de extinguir el fuego y confirmar si la causa ha sido el tren.