Domingo, 7 de Octubre de 2007

La Audiencia Nacional juzga a los jóvenes que irrumpieron en el Parlamento vasco por el juicio a Segi

EFE ·07/10/2007 - 11:43h

EFE - ESPAÑA-ETA-SENTENCIA :MD25. Madrid, 30/12/05.- Fotografía de archivo, tomada el 23 de junio de 2005, del etarra Diego Ugarte López de Arkaute a quien la Audiencia Nacional ha condenado a cien años y tres meses de prisión por el asesinato del dirigente socialista Fernando Buesa y de su escolta y le ha prohibido que, tras cumplir su condena, se acerque a los familiares de las dos víctimas durante un período de cinco años. EFE

La Audiencia Nacional juzgará esta semana a siete personas acusadas de perturbar el orden durante la celebración el 17 de febrero de 2005 de un pleno en el Parlamento vasco con gritos de apoyo a los miembros de Segi que estaban siendo juzgados entonces, hechos por los que el fiscal pedirá un año de prisión.

En el juicio, que se celebrará el próximo martes, el fiscal Luis Barroso sostendrá que sobre las 09.30 horas de la citada fecha los acusados Egoitz Garmendia y Naroa López Susaeta "irrumpieron" en el hemiciclo de la Asamblea Legislativa del País Vasco, situada en Vitoria, donde minutos antes había comenzado la sesión plenaria.

Según el escrito de conclusiones provisionales del fiscal, los dos procesados portaban en sus manos sendas pancartas con el lema "Epaiketarik ez gazteok. Autodeterminazioa orain" ("Juicios no. Autodeterminación para los jóvenes ya"), al tiempo que proferían gritos con la misma premisa.

Simultáneamente, añade el fiscal, y desde el palco de invitados, los acusados Jon Ander García, Aitor Juárez, Ángel Chisvert, Olatz Urbina y Oier Martínez realizaron "idéntica acción", y lograron interrumpir durante varios minutos la sesión del pleno hasta que fueron desalojados mediante la fuerza.

Los encargados de seguridad del Parlamento detuvieron a los cinco últimos acusados, que fueron puestos en libertad ese mismo día, según el ministerio público, que precisa que los siete procesados habían accedido a la Cámara vasca invitados por el grupo parlamentario Sozialista Abertzaleak.

La Fiscalía les imputa un delito de perturbación grave del orden en las sesiones de una Asamblea legislativa de una Comunidad Autónoma y solicita un año de cárcel para cada uno.