Sábado, 9 de Febrero de 2008

Varios encuentros bilaterales preceden la cumbre del G7 en Tokio

EFE ·09/02/2008 - 06:16h

EFE - El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Henry Paulson, hace su arribo al Mita Kaigisho en Tokio (Japón), para asistir a la reunión de ministros de Finanzas y gobernadores de los bancos centrales del G8.

Varios encuentros bilaterales de ministros de Finanzas y gobernadores de los bancos centrales preceden hoy en Tokio la cumbre del G7 (siete países más industrializados), que comenzará oficialmente a las 14.45 hora local (5.45 GMT).

Los titulares de Finanzas de Japón, Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, Canadá, Italia y Francia debatirán sobre los problemas creados en las bolsas por la crisis hipotecaria en EEUU y la posibilidad de una recesión en ese país, aunque no se espera que adopten medidas concretas, según fuentes oficiales niponas.

El anfitrión de la cumbre, el ministro japonés Fukushiro Nukaga, se reunió esta mañana con el secretario del Tesoro estadounidense, Henry Paulson, en uno de los encuentros bilaterales previos a la cumbre.

"Acordaron seguir cooperando estrechamente y mantener una buena relación de trabajo", indicó un comunicado del Ministerio japonés de Finanzas.

Antes del encuentro, Nukaga dijo a los periodistas que su intención era "conocer la previsión económica de Estados Unidos y cómo influirán las medidas tomadas en la economía real", según informó la agencia Kyodo.

La Reserva Federal aprobó recientemente dos agresivos recortes de los tipos de interés, que los dejó en el 3 por ciento, al tiempo que la Casa Blanca acordó un plan de estímulo económico por casi 150.000 millones de dólares, para alejar el fantasma de la recesión.

El ministro nipón señaló además que la crisis hipotecaria de las hipotecas de alto riesgo ("subprime"), que ha causado turbulencias bursátiles en todo el mundo, "se originó en Estados Unidos, así que queremos que ese país le haga frente y hable de su previsión del futuro".

El responsable japonés ha sugerido que de la reunión de hoy no saldrá una acción concertada para atajar la crisis crediticia pues cada país tiene distintas circunstancias y en ese mismo sentido se ha manifestado el ministro británico de Economía, Alistair Darling.

Lo previsible es que los líderes de las finanzas mundiales lancen hoy un mensaje de tranquilidad a los mercados en el comunicado final de la cumbre, según han señalado los anfitriones nipones.

Se espera que el G7 confirme que los fundamentos de la economía global siguen siendo firmes pero admita que ha crecido la incertidumbre, como demuestra que el FMI rebajó su previsión de crecimiento económico mundial al 4,1 por ciento, el más débil desde 2003.

A la reunión de Tokio, que comenzará con un almuerzo informal previo, asisten, entre otros, el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, y el director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn.