Archivo de Público
Lunes, 26 de Agosto de 2013

'Lobos sucios', la historia de los nazis que sacaban wolframio de las minas gallegas

Un largometraje recupera un episodio desconocido de la hisotoria gallega durante el franquismo y los años de la II Guerra Mundial

EFE ·26/08/2013 - 12:20h

Fotografía facilitada por Agallas Films, del cartel de película 'Lobos sucios'. EFE

La productora gallega Agallas ha convencido al ICAA (Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales) para que subvencione en parte su primer largometraje, 'Lobos sucios', que recupera un episodio desconocido de la historia gallega: la presencia de nazis en las minas de wolframio de Casaio.

'Lobos sucios' fue la segunda mejor propuesta considerada por el ICAA en el listado de películas que, sobre proyecto, recibirán ayuda del Ministerio, un dinero que se otorga según su especial valor cinematográfico, cultural o social y por la incorporación de nuevos realizadores, cláusulas, todas ellas, que se cumplen en este "thriller" histórico.

Todos los miembros del equipo, desde el director, el coruñés Simón Casal de Miguel, de sólo 29 años, a la productora ejecutiva Paula Cons, también responsable del guión, proceden de la televisión, aunque Casal de Miguel es asimismo cortometrajista y fotógrafo, además de asistente de producción y dirección de cine.

Con un presupuesto de 1.796.714 euros, de los que el ICAA aportará 452.020, 'Lobos sucios' -que ya tiene como socio a la productora belga Left Field Ventures- cuenta con el apoyo "y no sólo económico", precisa Cons, de la Televisión de Galicia, de Canal Sur y del AGADIC (Axencia Galega das Industrias Culturais).

Siempre ha sido difícil sacar adelante un proyecto de cine, explica la productora ejecutiva, pero ahora "en los tiempos que vivimos, una película es más que un proyecto industrial, es que te va la vida", afirma.

Aunque 'Lobos sucios' tiene su origen en un corto documental que hizo en 2006 Felipe Rodríguez Lameiro, guionista junto a Cons y Noelia del Río de esta versión en largometraje, la historia original giraba en torno a un maquis huido de las minas, Miguel Ángel Cárdeñas.

En esta nueva interpretación, explica Cons, la película se contará desde el punto de vista de una mujer, "una minera, madre de un hijo enfermo capaz de cualquier cosa para salvarlo", una mujer que existió y se llamaba Manuela del Valle.

Bombas para la II Guerra Mundial

Ocurre entre 1944 y el final de la Segunda Guerra Mundial en "el fin del mundo", dice Cons, "un sitio escondido de los montes orensanos, el bosque del Teixadal, donde se oculta una mina de wolframio explotada por los nazis con la connivencia del franquismo".

La película recupera un episodio desconocido de la historia gallega

"Imagínate el pueblo: lleno de analfabetos y muertos de hambre que, de repente -añade-, se ven cambiando la historia de la humanidad, porque ese wolframio que salía de Galicia era el mismo con el que se fabricaron las bombas que cayeron sobre Londres, era un material vital para los alemanes".

Y también lo era para los aliados, lo que llenó los bosques de espías. Y todo eso es real, sucedió en Galicia, enfatiza.

"No queríamos hacer una película política, ni tampoco otra historia sobre la Guerra Civil; queríamos contar cómo en un pueblo pequeño y perdido de Galicia se podía estar decidiendo el destino de la Segunda Guerra Mundial", apunta la guionista.

"Queríamos contar cómo en un pueblo de Galicia se podía estar decidiendo el destino de la guerra"

"Wolf-ram" significa en alemán "Lobo sucio", un juego de palabras que sirve para contar una historia de solidaridad; también de un amor a tres bandas, desvela Cons, que insiste en defender su "thriller" como "una película luminosa y entretenida": "no queremos que la gente salga hundida del cine, todo lo contrario".

En fase de preproducción, la película se rodará en 2014.

"No hay que rendirse, hay que confiar en tu proyecto y entender que hay que salir (de España a buscar financiación), que necesitamos al socio internacional", recomienda la productora como fórmula para sacar adelante una película, porque "solos ya no se puede".