Archivo de Público
Domingo, 25 de Agosto de 2013

Powell pide prudencia con Siria tras vender al mundo que Sadam tenía armas de destrucción masiva

"No deberíamos andar por el mundo pensando que podemos, realmente, hacer que ocurran cosas", dice el que fuera secretario de Estado de Bush, que califica a Al Asad de "mentiroso patológico"

EFE ·25/08/2013 - 21:57h

El exsecretario general de la ONU escucha las explicaciones de Powell sobre el arsenal químico de Sadam que nunca existió.- AFP/Archivo

El ex secretario de Estado de EEUU Colin Powell, quien en 2003 presentó en la ONU pruebas falsas contra el régimen de Sadam Husein con las que EEUU justificó la invasión de Irak, aconsejó este domingo cautela en Siria y dijo que la situación en ese país está más allá de la capacidad de influencia de Washington.

En una entrevista al programa Face the Nation de la cadena de televisión CBS, Powell indicó que los dos bandos del conflicto sirio, que considera una guerra civil, son demasiado inestables como para que Estados Unidos se incline a favor de uno u otro. "Tanto en Egipto como en Siria, Estados Unidos ha de desempeñar un papel mucho más inteligente", señaló Powell, quien añadió: "No deberíamos andar por el mundo pensando que podemos, realmente, hacer que ocurran cosas".

Powell aconsejó que Estados Unidos espere a que el conflicto en Siria se resuelva y luego ofrezca ayuda para la recuperación del país, pues, a su juicio, la opción entre el presidente sirio, Bashar al Asad, y los rebeldes influidos por extremistas islámicos no parece conveniente. "Yo no tengo simpatías por Asad. Traté con él. Lo conozco", declaró Powell, para agregar: "Es un mentiroso patológico en lo que se refiere a mis interacciones con él".

No obstante, "al mismo tiempo, estoy menos tranquilo acerca de la resistencia [...] ¿A quién representa? ¿Está volviéndose más radicalizada con la intrusión de Al Qaeda? ¿Cuál sería el panorama si logra prevalecer y Asad se va? No lo sé", admitió.

A comienzos de 2003, Powell presentó en las Naciones Unidas lo que, según su Gobierno, eran pruebas de que el régimen de Sadam Husein poseía armas de destrucción masiva listas para ser usadas. Dicho argumento fue la justificación que el Gobierno de George W. Bush dio al mundo para invadir Irak en marzo de ese año.