Archivo de Público
Domingo, 25 de Agosto de 2013

Reino Unido y EEUU responderán contundentemente si se demuestra el uso de armas químicas

El Consejo de Seguridad de la ONU ha pedido "acceso inmediato de los inspectores a las áreas de Damasco" y desconfían de Asad ante su falta de cooperación para facilitar la investigación

EFE ·25/08/2013 - 10:31h

El primer ministro británico, David Cameron, y el presidente de EEUU, Barack Obama, han prometido una contundente respuesta si se prueba que el régimen sirio de Bachar al Asad empleó armas químicas contra su propia gente, informó Downing Street en un comunicado divulgado hoy.

Ambos líderes mantuvieron anoche una conversación telefónica de unos 40 minutos, según señaló esa fuente oficial, que apuntó que los políticos han ordenado que "se examinen todas las opciones" sobre siria.

La charla se produjo después de que organizaciones humanitarias denunciaran ayer la muerte de centenares de personas en un supuesto ataque químico ocurrido el pasado miércoles en los suburbios de Guta Oriental y Occidental, en la periferia de Damasco. Según Médicos Sin Fronteras, desde el miércoles al menos 355 personas han muerto a causa de la utilización de "neurotóxicos".

Ambos están gravemente preocupados por el ataque ocurrido en Damasco el miércoles y las señales crecientes de que se trató de un ataque con armamento químico perpetrado por el régimen sirio contra su propia gente", dijo el portavoz del Ejecutivo británico. Las autoridades sirias desmintieron inmediatamente que tuvieran nada que ver con ese ataque.

El Consejo de Seguridad de la ONU ha pedido un "acceso inmediato de los inspectores de la ONU a las áreas de Damasco", según el comunicado de Downing Street, que agregó que "el hecho de que el presidente Asad no haya cooperado con la ONU sugiere que el régimen tiene algo que esconder".

El "premier" británico y el presidente de EUU estuvieron de acuerdo también durante su charla en que "es vital que el mundo mantenga la prohibición sobre el empleo de armas químicas y disuada de nuevas atrocidades".

Desde que en marzo de 2011 comenzara el conflicto armado en Siria al menos 100.000 personas han muerto, según cifras de las Naciones Unidas.