Archivo de Público
Domingo, 25 de Agosto de 2013

Irán afirma que Siria cooperará pero advierte a EEUU que no consentirá una intervención militar

La diplomacia iraní ha dado por confirmado el presunto ataque, pero culpa a los "terroristas" activos en Siria y no al Gobierno.  Y advierte a la Casa Blanca de las "graves consecuencias" que supondría cruzar "la línea roja" 

EUROPA PRESS ·25/08/2013 - 08:56h

MOHAMED ABDULLAH/REUTERS - Personas trasladando varios de los cuerpos víctimas del supuesto ataque con armas químicas ocurrido el pasado miércoles a las afueras de Damasco.

El ministro de Exteriores de Irán, Mohamad Javad Zarif, ha asegurado este domingo que su Gobierno mantiene un "estrecho contacto" con el sirio y que, dentro de las conversaciones de los últimos días, el régimen de Bashar al Assad les ha asegurado que "nunca" ha usado armas químicas y que ofrecerá "plena cooperación" a la ONU para aclarar lo ocurrido.

Sin embargo, el vicejefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas iraníes, Masud Jazayeri, ha advertido este domingo a Estados Unidos de que si cruza la "línea roja" e interviene militarmente en Siria, su acción acarrearía "graves consecuencias".

"Estados Unidos sabe la limitación de la línea roja en el frente sirio y, si la cruza, habría graves consecuencias para la Casa Blanca", ha subrayado Jazayeri, según la agencia de noticias iraní Fars.

Las palabras del alto mando militar llegan después de que el presidente norteamericano, Barack Obama, y el primer ministro británico, David Cameron, mantuviesen una conversación telefónica en la que han acordado examinar "todas las opciones" tras el supuesto ataque químico del miércoles en la región de Damasco. El secretario de Defensa estadounidense, Chuck Hagel, ha asegurado que su Gobierno está preparado para ejercer "cualquier opción" militar ordenada por Obama.

El jefe de la diplomacia iraní ha dado por confirmado el presunto ataque químico ocurrido el miércoles en la región de Damasco, pero ha culpado a los "terroristas" activos en Siria y no al Gobierno, según informa la cadena estatal Press TV.

Zarif ha mantenido una conversación telefónica con su homóloga italiana, Emma Bonino, en la que ha pedido a la comunidad internacional que adopte una "reacción seria" tras el ataque, condenado con rotundidad por el Gobierno iraní por ir en contra de las leyes internacionales.

La oposición siria ha culpado al régimen de bombardear con armamento químico a la población civil y ha cifrado en más de mil los fallecidos por el ataque del miércoles.

Médicos sin Fronteras ha informado de que tres hospitales con los que colabora en Siria recibieron, tres horas después del ataque, a más de 3.600 personas con síntomas asociados a un agente neurotóxico, de las cuales 355 acabaron perdiendo la vida.

El Ejecutivo de Al Assad, sin embargo, ha negado cualquier responsabilidad en los hechos y así se lo ha trasladado también a Irán. "Mantenemos un estrecho contacto con el Gobierno sirio y nos han asegurado que nunca han usado estas armas inhumanas y que ofrecerán plena cooperación a los expertos de la ONU para visitar las áreas afectadas", ha explicado Zarif.