Viernes, 8 de Febrero de 2008

Ronaldinho, un fichaje al alcance de Abramovich

Varios agentes FIFA sitúan su cotización entorno a los 40 millones de euros

ALBERT MARTÍN VIDAL ·08/02/2008 - 21:01h

Esta noche jugará como titular sintiéndose un segundo plato: las bajas de Bojan, Deco, Touré y Etoo convierten en indispensable la presencia de Ronaldinho en el Pizjuán (22.00 horas, La Sexta). Toda una metáfora de su cotización futbolística. Hace menos de dos años, los mentideros balompédicos veían a Ronal-

dinho como el único futbolista del mundo capaz de romper el récord de traspaso que estableció Florentino Pérez con Zidane. El entonces presidente del Real Madrid pagó 72 millones de euros a la Juventus, una cifra que, según los expertos, el sonriente brasileño del Barça podría haber pulverizado.

Pero eso era en 2006. El fútbol ha cambiado desde entonces. El mercado ha visto caer la inversión de los clubes. Pero, sobre todo, Ronaldinho ha cambiado. El Balón de Oro de 2005, que guió a la temporada siguiente al Barça al doblete con 26 goles y 20 asistencias, lleva dos temporadas lejos de su mejor nivel para desesperación de su hermano y representante, Roberto de Assis, que es muy consciente de cómo ha caído su cotización.

Tal y como avanzó este diario en la edición de ayer, Abramovich y el mánager de Ronaldinho se reunieron la pasada semana en Barcelona en una reunión en que se discutió el fichaje del astro y en la que se habló de cifras concretas.

Claves de una negociación

Público ha querido conocer cuál sería la cotización del brasileño, consultando para ello a diversos representantes de futbolistas. El veredicto definitivo, haciendo un promedio, ronda los 40 millones de euros.

Pese a eso, los expertos consultados repiten una y otra vez que, en la mesa de negociaciones, el Chelsea es un equipo distinto al resto. Pocos han olvidado la encerrona que preparó en su día el presidente del Lyon, Jean-Michel Aulas, al club londinense: mareó la perdiz con el precio de Essien durante semanas, para exigir finalmente la presencia de Abramovich en las negociaciones. Al magnate ruso, desprendido como nadie, le sacó 36 millones más Tiago, al que vendió un año después por otros 15. "Hay precios especiales para el Chelsea", explica un experimentado agente FIFA, "porque, al final, paga lo que le piden porque quiere demostrar su poderío económico".

Los expertos consultados ven tres factores que rebajan el precio del brasileño. Por una parte hay una evidencia: Ronaldinho quiere irse, y hará fuerza en ese sentido. En segundo lugar, está su rendimiento los dos últimos años. "Le quedan cuatro o cinco años muy buenos, pero difícilmente al nivel espectacular que se le ha conocido", añade otro conocido representante. Y, por último, el Barça sabe que el jugador ya ha dado lo que se esperaba de él. "Es un jugador perfectamente amortizado y eso juega en contra del club que vende".

A la hora de negociar, el Barça tendrá otras bazas además de la presencia de Abramovich en el ranking de Forbes. "Es un jugador que aportaría muchísimos ingresos, además de meter al Chelsea en una nueva dimensión a nivel social. Y eso es un valor añadido que se paga", razona un agente. "Y su venta, a pesar de todo, será muy impopular en Barcelona. Laporta deberá negociar una buena venta", añade otro especialista en el mercado.

El segundo gran desembolso que debe preparar Abramovich hace referencia a la tremenda ficha del jugador, que se mueve en torno a los siete millones de euros. "Si se mueve será para cobrar más. En Londres perderá con respecto al clima, a la ciudad, a la libertad. Él lo sabe y se lo pagarán", dice otro. "Además, aquí tiene todos los derechos de imagen para él. Si el Chelsea quiere un porcentaje, algo lógico en un caso así, puede costarle una fortuna". Abramovich puede preparar la chequera: no superará a Zidane, pero Ronnie le costará un pico.