Viernes, 8 de Febrero de 2008

Tadic, Erdogan y El Baradei hablarán en Múnich de un "mundo en desorden"

EFE ·08/02/2008 - 18:44h

EFE - Las fuerzas de seguridad se despliegan delante del Hotel Bayerischer Hof de Múnich (Alemania), donde se celebra desde hoy la 44 Conferencia de Seguridad.

Múnich (Alemania) 8 feb (EFE).- La situación en Oriente Medio, el futuro de Kosovo, Irán, Pakistán, Afganistán, Turquía, la OTAN y las relaciones de Rusia con Europa y Estados Unidos, serán los temas centrales de la 44 Conferencia de Seguridad de Múnich que hoy comienza con una cena de gala ofrecida por el gobierno bávaro.

Cerca de 250 personalidades de 40 países, entre ellas cuarenta ministros y tres presidentes, participarán en la conferencia, que, con las elecciones estadounidenses como telón de fondo, se presenta muy cargada de temas bajo el enunciado "Un mundo en desorden, desplazamiento de poder, falta de estrategia".

El senador estadounidense John MacCain, el más probable candidato republicano en las próximas elecciones, no asistirá este año a la conferencia para no interrumpir su campaña, pero ha utilizado las páginas de un diario muniqués para opinar sobre las grandes cuestiones internacionales y avanzar sus prioridades si llega a la Casa Blanca.

"Mi gran prioridad será reforzar las relaciones transatlánticas y la solidaridad moral. Sólo así podremos hacer frente a los desafíos del siglo XXI", reza el mensaje MacCain, quien en un breve repaso por los conflictos actuales arrojó duras críticas contra Rusia.

"Necesitamos un frente occidental frente a una Rusia revanchista, cuyo liderazgo parece optar por el viejo curso del enfrentamiento", sostiene MacCain en su artículo, en el que defiende el ingreso en la OTAN de Ucrania y Georgia, la independencia de Kosovo, la creación de una "Liga de Demócratas" y la reconversión del G-8.

A su juicio, "el G-8 (siete países más industrializados y Rusia) debe volver a su sentido inicial, un club de economías democráticas líderes. El G-8 debe abrirse a India y Brasil y cerrarse a Rusia".

Es muy posible que la ponencia periodística de MacCain se quede en Múnich sin respuesta, aunque el próximo relevo en la Casa Blanca afectará, según el senador, "muy profundamente" a las relaciones transatlánticas y a la capacidad de Occidente en la consecución de los objetivos comunes en el mundo.

En Múnich no se esperará sin embargo a esas elecciones para revisar las estrategias de gestión y prevención de conflictos, pues esta 44. conferencia reunirá, entre otros, al Alto Representante de la UE para Política Exterior y de Seguridad, Javier Solana; al secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer y al responsable del Organismo Internacional de Energía Atómica, Mohamed El Baradei.

El primer dossier sobre la mesa será Kosovo y el encargado de introducir el debate será el presidente serbio, Boris Tadic, ganador de las elecciones celebradas recientemente en es país y contrario, pese a su declarado "europeísmo", a la independencia unilateral de la todavía provincia serbia.

Tadic hablará de los efectos de una independencia no deseada por Belgrado -ni por Rusia- de ese enclave albano-kosovar en los Balcanes en el discurso que pronunciará durante esa cena de bienvenida.

La conferencia propiamente dicha comenzará sin embargo el sábado con una intervención del primer ministro turco, Tayyip Erdogan, sobre los "Intereses turcos en política exterior y de seguridad".

En un artículo que hoy publica el "Süddeutsche Zeitung", Erdogan, resumió esos intereses en el ingreso de su país en la Unión Europea, una aspiración que divide a los Veintisiete, aunque según escribió el mandatario turco en ese diario "Turquía es el actor que falta a la UE para convertirse en el actor global que pretende ser".

Erdogan destacó que Turquía es el único país de población musulmana que practica una democracia secular y por tanto referencia obligada para los procesos de reformas que la comunidad internacional desea en Oriente Medio y Próximo, donde Ankara, recordó, mantiene excelentes relaciones y eso incluye Siria, Líbano, Israel e Irak.

El segundo panel de la conferencia, que se extenderá hasta el domingo, se destinará en exclusividad a analizar el presente y futuro de la OTAN y a revisar las operaciones en curso.

No será la continuación de la asamblea OTAN celebrada en Vilnius, pero la presencia en Múnich de Hoop Scheffer, y de varios ministros de Defensa aliados, entre ellos el alemán Franz Josef Jung, el francés, Hervé Morin y el estadounidense, Robert Gates, hace prever que uno de los temas recurrentes será Afganistán.

Gates criticó en Lituania la falta de compromiso de algunos socios con las operaciones aliadas en curso, especialmente en Afganistán, y advirtió de un riesgo de fractura en la OTAN, de una organización de países con soldados no siempre dispuestos a luchar.

Otro de los paneles que se presentan a priori mas sustanciosos será el domingo con el viceprimer ministro como ponente, Serguei Ivanov, un habitual en Múnich.