Archivo de Público
Lunes, 19 de Agosto de 2013

Ryanair cumple su amenza y lleva a Rumbo a los tribunales

La compañia aérea demanda a la agencia por difamación y asegura que no infló los precios y que no existían reservas de alto coste los días posteriores al accidente de Santiago

PÚBLICO ·19/08/2013 - 18:04h

El presidente de Ryanair, Michael O'Leary

La compañía aérea "low cost" Ryanair ha confirmado hoy que ha iniciado acciones legales contra la agencia de viajes online Rumbo. 

La agencia acusó a la compañía aérea de haber inflado los precios de los billetes tras el accidente del tren de Santiago de Compostela . Estas declaraciones se hicieron después de que unos familiares de una de las víctimas del siniestro denunciaran públicamente el aumento de las tarifas de los billetes de un día para otro, pasando de 471 a 800 euros (para dos personas).

El vuelo fue reservado a través de Rumbo, por lo que Ryanair reaccionó ante esta denuncia alegando que la agencia de viajes vendía "de manera inapropiada los vuelos de Ryanair e inflaba los precios a los pasajeros".

Esto provocó la respuesta de Rumbo, que explicó que su principal función era "intermediar entre las compañías aéreas y el cliente final, aportándole a este último un servicio de comparación en el que se muestran las plazas disponibles de todas las compañías aéreas del mercado, y que permite a este cliente final reservar el vuelo deseado".

Por tanto, explicaban, "ni Rumbo ni ninguna otra agencia de viajes puede modificar la disponibilidad o las tarifas de los vuelos, decisión que solo pueden tomar las líneas aéreas".

Ryanair aseguró entonces que habían llevado a cabo una investigación interna en la cual confirmaron "de manera concluyente" que no existía ninguna reserva para ese día a nombre de Ángel o Elisa (los nombres de los pasajeros denunciantes) y que era la agencia de viajes la que había hecho creer a estas personas que disponía de billetes en ese vuelo.

La reserva inexistente

El cruce de acusaciones ha dado un paso más con la demanda interpuesta por por la compañía "low cost", que explica en un comunicado que "Rumbo realizó acusaciones difamatorias sobre unas inexistentes tarifas de Ryanair para una reserva también inexistente entre Madrid y Santiago para el 25 de julio de 2013" y unos "supuestos pasajeros, también inexistentes".

Ryanair dice que "no han tenido otra opción" ante la negativa de Rumbo de rectificar sus declaraciones

Aclara en que "no han tenido otra opción" que emprender acciones legales después de que la agencia de viajes se negara a rectificar sus declaraciones, e insiste en que "no hubo ningún registro de una reserva a nombre de Ángel o Elisa para ninguno de los tres vuelos de Ryanair Madrid- Santiago del 25 de julio", que "no hay registro de ninguna reserva realizada por 471 euros para ninguno de los tres vuelos de ese día", que "no se ofertaron ni se vendieron billetes a 400 euros por persona" y que la compañía "no puede aumentar las tarifas una vez que la reserva ha sido realizada".

Robin Kiely, portavoz de Ryanair, ha expresado que "confían en que el tribunal condene a Rumbo por haber culpado posteriormente a Ryanair por esta desafortunada situación y por haber alegado falsamente que Ryanair exigió 800 euros a 'Ángel' y 'Elisa' con el fin de completar su reserva (que, en primer lugar, no se había realizado)".

También ha recordado que la compañía ha estado luchando en varios países de Europa para evitar que a sus clientes les carguen gastos y otros inconvenientes derivados de las páginas web de los comparadores de vuelos y recomienda reservar directamente a través de su web.