Archivo de Público
Domingo, 18 de Agosto de 2013

Un militante estadounidense de Al Qaeda anima a atacar las embajadas de su país

Adam Gadahn, nacido en California y convertido al Islam, ha hecho un llamamiento a los mususlmanes ricos para que ofrezcan recompensas millonarias a quien mate a los embajadores de países árabes

REUTERS ·18/08/2013 - 12:09h

Ficha del FBI de Adam Gadhan.

Un militante estadounidense de Al Qaeda ha exigido más ataques contra las sedes diplómaticas occidentales situadas en países árabes, a la vez que ha elogiado el asesinato del embajador de Libia el pasado 11 de septiembre, según ha declarado un grupo de monitoreo situado en los Estados Unidos.

Muchos países occidentales cerraron este mes sus embajadas en Oriente Medio y el norte de África ante la amenaza de un ataque terrorista. Muchas de ellas ya han reabierto sus sedes diplomáticas, y Reino Unido ya ha anunciado que su sede en Yemen estará operativa este domingo después de haber estado clausurada durante 12 días.

Adam Gadahn, nacido en California, convertido al Islam y al que el Gobierno de Estados Unidos ha puesto 1 millón de dólares como precio a su cabeza, ha hecho un llamamiento a los mususlmanes ricos para que ofrezcan recompensas millonarias a quien mate a los embajadores en la región, y ha citado la retribución ofrecida por matar al embajador estaounidense en Yemen.

"Esos precios tiene un gran efecto a la hora de instalar el miedo en los corazones de nuestros cobardes enemigos" ha dicho Gadahn en arabe en un video de 39 minutos publicado en una web de islamistas radicales."También animan a los las personas reacias a llevar a cabo grandes e importantes obras en nombre de Alá".

La rama de Al Qaeda en Yemen ofreció el año pasado tres kilos de oro por matar la embajador estadounidense en Sanaa o cinco millones de rials (17.515 euros) por cualquier soldado americano que estuviera en el país.

"Esos precios tiene un gran efecto a la hora de instalar el miedo en los corazones de nuestros cobardes enemigos"

El embajador de EE.UU Christopher Stevens y otros tres estodunidenses fueron asesinados en Benghazi, Libia, en 2012 cuando islamistas radicales armados atacaron el consulado durante una airada protesta en contra de una película en la que, según los manifestantes, se insultaba a Mahoma.

Gadahn ya había hecho otros llamamientos para que se atacasen sedes diplomáticas estadounidenses. En agosto de 2007 se expresó en los mismos términos asegurando que Al Qaeda debería incluir entre sus objetivos las embajadas y el personal diplomático como represalia por las incursiones militares de Estados Unidos en Iraq y Afganistán.