Viernes, 8 de Febrero de 2008

ETA comete su primer atentado del año al colocar una bomba de 15 kilos en los Juzgados de Bergara

EFE ·08/02/2008 - 04:16h

EFE - Un agente de la Ertzaintza acordona la zona que rodea el juzgado de Bergara, donde esta noche se produjo una explosión, sin que se hayan registrado heridos ni víctimas mortales. Un comunicante anónimo avisó de la colación del artefacto mediante una llamada telefónica al Cuerpo de Bomberos, y señaló que estallaría sobre las 00.00 horas, lo que finalmente se produciría a las 00.19 horas.

La organización terrorista ETA ha cometido hoy su primer atentado del año al hacer explotar una bomba compuesta por unos 15 kilos de amonitol en los Juzgados de Bergara (Guipúzcoa), que han sufrido daños materiales, al igual que las viviendas colindantes, comercios y vehículos estacionados en la zona.

La bomba fue colocada a las 23.40 horas de la pasada noche junto a la puerta del edificio, en el interior de dos mochilas, por un joven que cubría su rostro con una capucha, tal y como han registrado las cámaras de seguridad, ha informado el departamento vasco de Interior.

Las mochilas fueron localizadas ocho minutos más tarde por los agentes de una patrulla de la Ertzaintza, que alertaron de la existencia de los objetos sospechosos, tras lo que la Policía Autonómica estableció un cordón de seguridad en la zona.

Dos minutos después de la medianoche se recibió una llamada telefónica en el parque de bomberos de Oñati (Guipúzcoa) en la que una voz grabada informó de la próxima explosión del artefacto, aunque la baja calidad del sonido "apenas dejaba entrever" que el estallido iba a producirse a las 00.30, según Interior.

Finalmente el artefacto explotó a las 00.20 horas y causó daños importantes en los Juzgados, sobre todo en la entrada, el techo y un despacho, aunque el resto de dependencias, así como el sistema informático y la calefacción, no se han visto afectadas, por lo que el edificio retomará su actividad el próximo lunes, para lo que se habilitará una entrada por la parte trasera del inmueble.

La onda expansiva originó daños considerables en las viviendas colindantes, ubicadas en la calle de San Pedro de Bergara, muchas de las cuales sufrieron roturas de cristales y presentaban ventanas desencajadas.

La explosión afectó asimismo a varios comercios situados en esta calle, así como a una decena de vehículos aparcados en las inmediaciones.

Según han indicado fuentes de la investigación, la bomba contenía 15 kilos de amonitol, un explosivo que ETA ha empezado a utilizar recientemente y que consiste en una mezcla de amosal y nitrometano.

Esta nueva sustancia, que tiene un alto poder destructivo, fue detectada también en el barril de cerveza cargado con 35 kilos de explosivo encontrado el pasado 31 de enero en la localidad vizcaína de Getxo.

Las mismas fuentes han atribuido el atentado al "comando Vizcaya" de ETA, especialmente activo desde el verano, que las fuerzas de seguridad creen que está integrado por los presuntos terroristas Jurdan Martitegi y Arkaitz Goikoetxea.

Este atentado es el primero que ETA comete en 2008 y el tercero que se dirige contra instalaciones de la Administración de Justicia desde el pasado mes de noviembre.

El atentado mereció el rechazo y la condena de la mayoría de las fuerzas políticas e instituciones, aunque el Ayuntamiento de Bergara, gobernado por ANV y Aralar, aún no se ha pronunciado.

El Parlamento Vasco ha aprobado una declaración, con el apoyo de todos los grupos salvo EHAK, en el que condena el atentado y pide "una vez más" a ETA "su disolución inmediata".

Desde el ámbito judicial, el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco también ha rechazado esta acción, al igual que la Asociación Profesional de la Magistratura.

El consejero de Justicia, Joseba Azkarraga, ha visitado a primera hora de la mañana las instalaciones atacadas, donde ha condenado el "gravísimo" atentado, que "ha podido causar víctimas".

Azkarraga se ha dirigido a la izquierda abertzale para advertirle de que "no tienen ninguna legitimidad para pedir solidaridad" quienes "no dicen absolutamente nada cuando ETA atenta contra los bienes y también contra las personas".

Del mismo modo el delegado del Gobierno en el País Vasco, Paulino Luesma, ha afirmado que la alcaldesa de Bergara, Agurne Barruso (ANV), "tiene una oportunidad para ponerse del lado de la sociedad vasca y decir 'no' a estas salvajadas".

También el secretario general del PSE/EE, Miguel Buen, ha pedido a ANV que condene el atentado para demostrar que no está "fagocitada" por Batasuna, mientras que el dirigente del PP Carmelo Barrio ha considerado que la bomba representa una respuesta de ETA a los procesos de ilegalización de ANV y EHAK, partidos cuyas actividades han sido suspendidas hoy por orden del juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón.