Archivo de Público
Jueves, 15 de Agosto de 2013

UPyD quiere que las mentiras en sede parlamentaria sean delito

Rosa Díez se muestra a favor de crear un delito de perjurio, al igual que pasa con los falsos testimonios ante un juez

EUROPA PRESS ·15/08/2013 - 15:29h

Rosa Díez, en una imagen de archivo. EP

La portavoz nacional de Unión, Progreso y Democracia (UPyD), Rosa Díez, ha adelantado este jueves que su partido va a presentar en el Congreso de los Diputados una iniciativa para que las mentiras realizadas en sede parlamentaria sean consideradas un delito, al igual que lo son cuando se dicen ante un juez.

En una entrevista en la cadena Ser, recogida por Europa Press, Díez ha destacado la necesidad de que esta iniciativa salga "adelante" en las cortes ya que está enfocada a condenar a aquellos cargos políticos que mientan sobre temas de seguridad, asuntos que tengan que ver con la contabilidad del Estado o que "encubran o nieguen" hechos delictivos.

"Creo que esta medida tiene mucho sentido porque en la actualidad el delito de falso testimonio, definido en el código penal, sólo es válido en sede judicial pero no en sede política. La idea sería crear un nuevo delito de perjurio para quien mienta en sede parlamentaria. Obviamente no podría ser cualquier tipo de mentira, sino aquellas que tengan que ver con la finalidad de encubrir o negar un hecho delictivo conocido, o que tenga la obligación de conocer, en razón de su cargo público o de su responsabilidad orgánica", ha recalcado.

De esta forma, la dirigente de UPyD se ha referido al caso Bárcenas y a las declaraciones realizadas por la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ante el juez Pablo Ruz, donde, según ha censurado, la dirigente 'popular' utilizó la coletilla "no me consta" cada vez que el magistrado le preguntaba por su supuesta contabilidad B del partido.

"Hay que exigir responsabilidad política a quienes dirigen o dirigían un partido y son incapaces de dar cuenta de lo que hicieron con el dinero, de cómo entró el dinero, de por qué entró, de cómo se cobró y de cómo se gastó. Esto es una responsabilidad política y no puede ser desatendida", ha apostillado Díez, aludiendo también a la actitud mantenida por el presidente del Gobierno y dirigente del PP, Mariano Rajoy, ante el caso.

Y es que, a su juicio, a pesar de que los responsables de un partido deleguen la contabilidad en personas de su confianza deben saber "lo que pasa" y ser los responsables cuando "algo sale mal".

"¿Se puede dirigir una formación pensando que uno no tiene responsabilidad ni siquiera en las cuentas de su propio partido?, ¿se le puede pedir a los ciudadanos que confíen en unos dirigentes políticos que gobiernan España y que, a la vez, dicen que no son responsables de lo que ocurría en su partido, del dinero que entraba y salía y de si eran o no legales las donaciones que recibían?", ha cuestionado Díez.