Archivo de Público
Miércoles, 14 de Agosto de 2013

Liaño avisó de que hay "constancia documental" de una reunión Bárcenas-Arenas en 2012

El abogado de Bárcenas se lo recordó ayer al exsecretario general del PP durante su comparencia ante el juez en la Audiencia Nacional

EUROPA PRESS ·14/08/2013 - 13:12h

El abogado de Luis Bárcenas, Javier Gómez de Liaño. Efe

El abogado del PSM en la causa contra Luis Bárcenas, Wilfredo Jurado, ha confirmado que Luis Gómez de Liaño, abogado del extesorero del PP, dijo el martes que existe "constancia documental" de una reunión entre el extesorero de los conservadores y el exsecretario general del partido Javier Arenas el 14 de diciembre de 2012 en Sevilla. El abogado de Bárcenas se dirigió así a Arenas durante su declaración como testigo en la causa contra el extesorero del PP, que se produjo el martes a puerta cerrada en la Audiencia Nacional.

No obstante, Jurado ha dejado claro que Gómez de Liaño no aludió a una grabación del encuentro entre Arenas y Bárcenas -una comida- sino que sólo habló de "constancia documental". Jurado entendió de sus palabras que se refería a unos billetes de AVE a Sevilla con esa fecha que Bárcenas ha guardado. En declaraciones a la Cadena Ser recogidas, el abogado del PSM no ha querido hablar de "amenaza" del letrado de Bárcenas pero sí interpretó las palabras como un aviso de que Arenas debe tener "cuidado porque cabía la posibilidad de nuevas revelaciones".

Es más, a la luz de las palabras de Gómez de Liaño, Jurado ve "muy probable" que las haya. Y por eso mismo cree que "Arenas fue muy cuidadoso en no negar ni afirmar categóricamente hechos, para no quedar en entredicho" si las hay.

El abogado del PSM, que está personado como acusación particular en el caso, ha relatado que tanto Arenas como Francisco Álvarez-Cascos dijeron "maravillas" del extesorero 'popular' Álvaro Lapuerta, al tiempo que le responsabilizaban a él de las finanzas y del "mecanismo de donaciones" del partido. Ambos, ha dicho, se referían a Lapuerta como "espejo de dignidad y legalidad", pero al mismo tiempo "descargaban en él" y en el entonces gerente Luis Bárcenas "toda la responsabilidad". Además, ha avisado de que "cuesta creer que el secretario general del partido no sepa absolutamente nada de las aportaciones" que recibía la formación.

Cospedal también dirá desconocer las finanzas

"Decían que el cargo de secretario general es de carácter político, que su sentido es la dirección política del partido", ha relatado. Es más, el abogado del PSM cree que la actual secretaria general, María Dolores de Cospedal, que declara este miércoles, seguirá la misma estrategia: "Cospedal dirá que ella no tiene que ver con las finanzas del partido". Sin embargo, ha recordado que Bárcenas dijo, en su declaración del 15 de julio, que "de las finanzas del partido estaban enterados el gerente, el tesorero y además el presidente y el secretario general", fuese quien fuese en cada momento.

En función de lo que diga De Cospedal y si siguen las "contradicciones", Jurado ha confirmado que el PSM planteará la posibilidad de un careo entre Bárcenas y los testigos De Cospedal, Arenas y Álvarez-Cascos. A su juicio, ambos llevaban "bien aprendida la lección" porque como testigos tenían obligación de decir la verdad ante el juez y "se cuidaron mucho" de negar o afirmar nada "categóricamente", ante la posibilidad de que Bárcenas dé a conocer nuevas "revelaciones".

Según ha explicado, ambos testigos recurrieron a decir "no lo recuerdo" ante preguntas comprometidas, especialmente Javier Arenas, que tenía más difícil salir del paso porque fue secretario general entre 2001 y 2004 y aún pertenece a la dirección del partido.

Negaron tajantemente los sobresueldos

Lo que sí negaron tanto Cascos como Arenas con "contundencia" fue haber cobrado sobresueldos del partido. Álvarez-Cascos trató de mostrar sus declaraciones de la renta y Arenas, aunque no lo hizo --no tenía por qué--, aseguró tajantemente que "jamás" cobró nada que no hubiese declarado y que como ministro sólo cobró del Gobierno.

Con todo, en su opinión la declaración más importante del martes fue la del exgerente Cristóbal Páez, porque confirmó que él había cobrados dos pagos, de 6.000 euros cada uno que figuran como apuntes en los papeles de Bárcenas, con lo que ya hay un testimonio más que confirma que "el PP llevaba una contabilidad paralela fuera del control del Tribunal de Cuentas y que con eso financiaba campañas electorales y sueldos de sus dirigentes". "Parece que el PP ha concurrido a todos los procesos electorales de los últimos 20 años con más cartas que los demás partidos", ha remachado.