Viernes, 8 de Febrero de 2008

El Madrid se bate en un duelo difícil contra el Akasvayu de Marc Gasol

El mediano de los Gasol es la referencia clara del conjunto gerundense, el jugador más valorado de la ACB

EFE ·08/02/2008 - 12:39h

El Real Madrid lleva 15 años sin levantar la Copa del Rey, un trofeo que ganó por última vez en 1993 con el lituano Arvidas Sabonis como mascarón de proa de la nave que entonces gobernaba Clifford Luyk, ahora en manos de Joan Plaza para enfrentarse de salida, en cuartos de final, al Akasvayu Girona, que es casi lo mismo que decir para enfrentarse a Marc Gasol.

El mediano de los Gasol es la referencia clara del conjunto gerundense, es más, es el mejor jugador de la Liga ACB, el más valorado (25,8 puntos de promedio por partido), el 'number one' de la canasta española.

Mientras su hermano sube a las alturas en Los Angeles, él domina el panorama de la ACB y pone al Real Madrid en la tesitura de tener que frenarle si quiere contar con opciones de triunfo en el encuentro que cierra los cuartos de final (20 horas, La2).

Gasol representa el treinta por ciento de la fuerza del Akasvayu, que es mucha fuerza. El Madrid ve su reinado en la Copa (22 entorchdos) cada vez más amenazado. El margen que le separa del Barcelona, el segundo equipo con más títulos, se ha estrechado en los últimos años.

Si quiere ganar su quinta Copa con la ACB debe empezar por tumbar al equipo de Pedro Martínez, que también tiene una espina clavada con este torneo, en el que nunca ha ganado un choque.

El Madrid, cargado de partidos duros 

Este año llega como octavo y emparejado al líder de la Liga, aunque a un Real Madrid que puede ser más vulnerable de lo habitual en Vitoria por las secuelas que le han dejado dos encuentros de alta intensidad en 48 horas -el primero contra el Panathinaikos griego en la Euroliga el jueves pasado y, el segundo, frente al Tau Vitoria en la Liga-.

No se trata sólo de cansancio físico, sino también mental y, por añadidura, de las bajas que tanta batalla han causado en la tropa de Joan Plaza. De entrada, el pívot griego Lazaros Papadopulos está fuera de combate por una fractura en un dedo sufrida ante el conjunto ateniense.

La rotación interior del Madrid ha quedado, evidentemente, debilitada. El club pretende fichar a un jugador temporalmente para cubrir la ausencia de Papadopulos durante las próximas cuatro semanas, pero el mercado ofrece pocas cosas, nadie encuentra fichajes que se adapten al nivel de exigencia que plantea el campeón ACB. En Vitoria no habrá refuerzo venido de fuera. Sin embargo, Gasol sí estará en la pista.

A los blancos también les falta Venson Hamilton por dentro, de manera que tienen el juego interior cogido con pinzas y con trabajo extra para Felipe Reyes, el montenegrino Blagota Sekulic, el belga Axel Hervelle y la cuña que aporta desde la cantera Pablo Aguilar.

El Madrid todavía recuerda la final que perdió la temporada pasada contra el Barcelona en Málaga. Entonces aterrizó en la competición con todos los pronunciamientos para alcanzar el título. Era el gran favorito para todo el mundo. Por su estado de forma, por su clasificación y por las sensaciones que desprendía.

Sin embargo, quemó muchas fuerzas en una semifinal tremendamente intensa ante el Tau Vitoria. Al Akasvayu también le escuece todavía la edición del año pasado. El Akasvayu Girona nunca ha ganado un partido en una fase final de la Copa del Rey, tras cuatro particpaciones.

Noticias Relacionadas