Archivo de Público
Martes, 13 de Agosto de 2013

El Papa recibe al "dios del fútbol"

El Pontífice recibe en audiencia a las selecciones italiana y argentina antes del amistoso.  Messi: "Estoy orgulloso de haber estado aquí para ver al papa".

AGENCIAS ·13/08/2013 - 15:42h

El papa Francisco y el jugador argentino Leo Messi, 13 de agosto de 2013. EFE/Osservatore Romano

El papa Francisco, el primer pontífice argentino y latinoamericano de la historia, recibió este miércoles en audiencia a las selecciones absolutas de fútbol de Italia y Argentina, recordándoles el gol del delantero Rene Pontoni del equipo argentino San Lorenzo de Almagro. "Recuerdo cuando niños íbamos al estadio, en particular el campeonato de 1946" y evocó cuando acudía al estadio junto a sus padres y cuando quedó impresionado por el tanto de Pontoni.

El papa Francisco, que hoy cumple cinco meses al frente del pontificado, se dirigió en tono distendido y hablando en español a las selecciones absolutas de fútbol de Italia y Argentina, que mañana disputarán en Roma un partido amistoso en su honor. Les pidió vivir el deporte como "un don de Dios, una oportunidad para hacer fructificar vuestro talento, pero también con una responsabilidad".

Durante la audiencia, recordó a los jugadores que con su "modo de comportarse, tanto en el campo como fuera de él, en la vida, sois un punto de referencia". "Para tantas personas que os ven con admiración sois un modelo, en el bien y en el mal", dijo, invitando a dar "un ejemplo de lealtad, respeto y altruismo" con el fin de ser "artífices de comprensión y de paz social".

En cuanto al olivo con que ambas delegaciones regalaron al papa en recuerdo al olivo que el entonces arzobispo de Buenos Aires plantó en la Plaza de Mayo, será trasplantado simbólicamente mañana en el estadio olímpico de Roma para después ser trasladado a los jardines vaticanos.

Ante directivos y jugadores de ambos países, entre ellos el barcelonista Leo Messi, el papa Jorge Mario Bergoglio, exarzobispo de Buenos Aires y seguidor confeso del equipo argentino San Lorenzo de Almagro, pidió que se elimine toda muestra de "discriminación" de los estadios y que, aunque el fútbol se ha convertido en un negocio, no pierda nunca el carácter deportivo.

La delegación argentina entregó varios regalos al papa, entre ellos una bandeja de plata y una réplica tallada en madera de la estatua de San Francisco de Asís. Por su parte, la selección de Italia, país al que Bergoglio se siente muy cercano ya no solo por motivos geográficos, sino también en calidad de obispo de Roma, le entregó al papa una camiseta del combinado "azzurro".

Messi, feliz de conocer al Pontífice

El delantero argentino del FC Barcelona, Leo Messi, se mostró feliz por haber tenido este martes la oportunidad de ser recibido en audiencia por el Papa Francisco. "Nos acercamos a saludarle y fue rápido, había muchísima gente y por momentos se desbordó un poco por la gente. Fue un encuentro 'cortito', pero muy lindo, no tuve la oportunidad de hablar más con él", reconoció Messi tras la audiencia en la Sala Clementina del Vaticano.

Por causa de una contractura Messi  no jugará este miércoles, y volverá a Barcelona tras el encuentro con el Pontífice. "Ha sido una jornada especial. Estoy orgulloso de haber estado aquí para ver al papa, también porque es argentino. El fútbol me ha llevado por todo el mundo, en los lugares más increíbles, pero la de hoy ha sido de verdad una jornada especial, inolvidable", dijo el delantero. 

Por otro lado, preguntado por el "modelo" que debe prevalecer en una persona, el futbolista apuntó al que "enseñan los padres a uno de chico", donde existen los valores del "respeto, la humildad o el respeto por los demás sea quien sea la persona".

"El luchar por lo uno quiere sin hacerle mal a nadie y no pensar sólo en uno mismo sino en no hacerle malo o cosas extraños. Sobre todo, el respeto es fundamental para ser una mejor persona", aseveró la 'Pulga', que no jugará finalmente el amistoso de este miércoles ante Italia en Roma, en homenaje al Papa Francisco, por la contractura producida en la gira asiática, por lo que volverá a Barcelona tras el encuentro con el Pontífice.