Archivo de Público
Martes, 13 de Agosto de 2013

El Tesoro emitirá menos deuda tras la rebaja de la prima de riesgo

El diferencial de los bonos españoles respecto a Alemania se estrecha hasta su nivel más bajo en dos años, por debajo de los 270 puntos

AGENCIAS ·13/08/2013 - 12:19h

El Tesoro español ralentizará el importe que colocará en las subastas regulares de deuda que restan hasta completar el calendario de 2013 gracias a la holgada situación financiera de la institución, según ha dicho su responsable en una entrevista. "A partir de septiembre, reduciremos en un 30% el volumen de las emisiones en la subastas programadas", indicó el director general del Tesoro Público y Política Financiera, Iñigo Fernández de Mesa en el diario económico Cinco Días.

El Tesoro emitirá, de media, unos 3.000 millones en cada un de las 10 subastas de deuda hasta fin de año

Esto reducción supone que la captación en las 10 subastas hasta mediados de enero de 2014 se situará en unos 3.000 millones de euros de media, frente a los más de 4.300 millones vendidos de media en cada emisión hasta este momento. Hasta la última emisión de bonos del pasado 1 de agosto, la tesorería pública ya había captado el 76% de los 121.318 millones de euros brutos a emitir este año en papel a medio y largo plazo.

Tras el paréntesis de agosto, el Tesoro reanudará en septiembre sus emisiones de papel a medio y largo plazo, cuando en su calendario figuran dos nuevas subastas. Antes, los días 20 y 27 de agosto,  resolverá sendas subastas de letras a 6 y 12 meses y 3 y 9 meses, respectivamente.

Las menores necesidades de financiación para el Tesoro se producen en un momento de calma en los mercados, que ha permitido que la prima de riesgo (el sobreprecio que se exige a los títulos españoles, en comparación con los de Alemania, considerados los más solventes) se coloque en sus niveles más bajos en dos años, cuando comenzaron las tensiones que colocaron a España al borde del rescate.

La prima de riesgo ofrecida a los inversores por los bonos españoles a diez años respecto a sus homólogos alemanes se situaba este martes por debajo del umbral de los 270 puntos básicos por primera vez desde agosto de 2011, cuando el Banco Central Europeo (BCE) reactivó su programa de compra de deuda en auxilio de España e Italia. El diferencial respecto al bono alemán se ha llegado a colocar en torno a los 265 puntos, con una rentabilidad del 4,45%, muy lejos de los 640 puntos de finales de julio de 2012.

Para el analista Javier Urones, de la firma XTB, la mejora del riesgo país se debe al "renovado apetito por el riesgo" por parte de los inversores de renta fija, que comienzan a dar sus "votos de confianza" sobre un posible cambio de tendencia en la situación económica española. En concreto, se refiere a los últimos datos del paro en España correspondientes a julio, que "ya sea por estacionalidad o no, comienzan a ser esperanzadores" y pueden ser un primer indicador para "apuntalar" la supuesta recuperación que podríamos estar comenzando.

La responsable de análisis de Self Bank, Victoria Torre, por su parte, se refiere a otros elementos propios de la situación española, como las recomendaciones de los analistas para incluir valores nacionales en sus carteras. Por ejemplo, señala algunos "rumores" como que el empresario mexicano Carlos Slim podría estar interesado en entrar en el capital del Sabadell o del Popular, así como a hechos ya consumados, como la venta que ha hecho la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), el banco malo español, de una cartera de inmuebles por valor de 100 millones de euros fondo de capital riesgo HIG. En este caso, lo importante no es el volumen de la operación, señala Torre, sino el hecho de que los bancos españoles empiecen "de verdad a deshacerse de sus activos tóxicos y que comiencen a aparecer inversores que consideran que puede ser el momento de asumir paulatinamente ciertos riesgos en nuestro país".

A la caza de nuevos inversores

De otro lado, en su entrevista, Fernández de Mesa, que señaló que espera que las agencias de rating suban la perspectiva de la deuda soberana hasta estable desde negativa, dijo que la institución pretende ampliar el horizonte de la deuda española a nuevos inversores. Con esta finalidad, el Tesoro llevará a cabo desde septiembre una presentación destinada a inversores asiáticos a la vez que prepara, por primera ocasión, un road shows en distintos países latinoamericanos.

Pese a que este año se presentaba complicado para la financiación del Estado, el coste medio de la emisión al cierre de julio ha bajado hasta el 2,68% desde el 3,01% del año pasado.