Archivo de Público
Lunes, 12 de Agosto de 2013

La banca española pierde 11.000 empleos y 2.000 sucursales en 2012

El ajuste en el sector financiero español spone el 53% del realizado en la Eurozona desde la quiebra de Lehman Brothers

PÚBLICO / AGENCIAS ·12/08/2013 - 15:19h

El proceso de reestructuración del sector financiero ha supuesto la pérdida de más de once mil  empleos en el sector y el cierre de más casi de dos mil sucursales durante 2012, según las últimas estadísticas del  Banco Central Europeo (BCE). España es, después de Grecia, el país donde la reducción del tamaño de su sector financiero ha sido más intenso

Desde la quiebra de Lehman Brothers la banca española ha cerrado 7.925 sucursales

Según los datos del BCE, el número de oficinas bancarias operativas en España al cierre de 2012 se situó en 38.227 sucursales, 4,9% menos que en 2011, lo que supone la desaparición de 1.963 oficinas en un año, equivalente al 35,7% del cierre de oficinas en la zona euro. De la cifra total de sucursales operativas en España al cierre de 2012, un total de 38.147 correspondían a oficinas de entidades domésticas, un 4,9% menos que en 2011, mientras que 77 pertenecían a entidades de la UE (-2,5%) y ocho a bancos ajenos a los Veintisiete, en línea con el dato del año precedente.

Desde que en 2008 comenzara la crisis financiera en la UE, el número de oficinas bancarias en España ha disminuido en 7.925 sucursales, un 17,2% menos, lo que supone el 53,6% del ajuste realizado en el conjunto de la zona euro.

Grecia ha perdido un 5,7% de sus oficinas bancarias en 2012, debido a que las fusiones de bancos locales llevaron al cierre de 219 locales. Se espera que la tendencia continúe en 2013, cuando Piraeus elimine algunas de las 312 agencias que compró a prestamistas chipriotas en problemas en marzo. La red de bancos de Irlanda se contrajo en un 3,3% y se espera que se reduzca nuevamente en 2013, mientras que la red de Italia disminuyó en un 3,1% a fines de año. En Reino Unido, los datos del BCE muestran que la cantidad de oficinas registró pocos cambios, con 11.870.

En el otro lado, en algunos países del Este de Europa están aumentando las oficinas bancarias: Polonia, con un alza de un 4%; la  República Checa, con un aumento del 2,3%; o Lituana, con un 1,8% más de sucursales bancarias.

En toda la UE se cerraron 5.500 oficinas bancarias durante 2012

Los bancos eliminaron 5.528 oficinas en la Unión Europea el año pasado, un 2,5% del total, hasta las 218.687 sucursales, dejando a la región con 20.000 sucursales menos que en 2008, cuando el sector entró en crisis. Los cierres del año pasado se dan después de que 7.200 oficinas fueron eliminadas en 2011. Los bancos de toda Europa han estado cerrando oficinas en un intento por recortar los costes operativos y mejorar sus golpeadas ganancias. El uso de los servicios de banca telefónica y a través de internet por parte de los consumidores ha acelerado la tendencia.

En el conjunto del bloque del euro se contabilizan un total de 172.157 oficinas bancarias al término de 2012, lo que representa un descenso de 5.499 en un año y de 14.777 desde 2008.

El sector financiero español ha perdido 42.200 empleos en los últimos cuatro años

Asimismo, los datos del BCE revelan que la reducción en el número de oficinas en España por parte de entidades domésticas se tradujo en la pérdida de 11.664 empleos durante 2012, hasta un total de 234.292 empleados, lo que implica la pérdida de 42.205 empleos entre las entidades de crédito domésticas desde 2008.

En el conjunto de la eurozona, el número de empleados sumaba al cierre de 2012 un total de 2,107 millones, lo que supone un descenso de 42.924 respecto a 2011 y de 128.298 desde 2008. Asimismo, entre los Veintisiete, la cifra de empleados a la conclusión de 2012 era de 3,037 millones, un 1,6% menos que el año anterior, equivalente al recorte de 51.364 empleos, y del 6,8% desde 2008, un total de 222.267 empleos menos.

De este modo, según los datos del BCE, España asumió en 2012 el 27,2% del total del ajuste efectuado en la zona euro, porcentaje que se eleva al 32,9% desde 2008.