Archivo de Público
Sábado, 10 de Agosto de 2013

Cómo estafar 1,6 millones entregando "hactas" y recibís de "venti nueve mil euros"

La Audiencia de Sevilla condena a penas de entre 15 meses y siete años y medio de cárcel a cinco personas por estafar con falsas subastas judiciales

EFE ·10/08/2013 - 11:53h

La Audiencia de Sevilla ha condenado a penas de entre 15 meses y siete años y medio de cárcel a cinco personas que estafaron 1,6 millones de euros con falsas subastas judiciales a 16 personas, entre ellas un exdiputado y un abogado que acudió a la cita para asesorar a los compradores.

Una sentencia de la Sección Cuarta de la Audiencia, a la que ha tenido acceso Efe, relata que los acusados se hicieron pasar por jueces, fiscales y peritos judiciales, se trataban entre ellos como "señoría", decían estar "salientes de guardia en el juzgado" y entregaban a sus víctimas autos de adjudicación de subastas que, curiosamente, estaban plagados de faltas de ortografía y otros errores.

Los acusados consiguieron un sello original del Juzgado de Primera Instancia 18 de Sevilla y se reunían con los compradores en un despacho del edificio Viapol, sede de los Juzgados sevillanos, que una empleada del Colegio de Abogados permitía usar al cabecilla de la red, Pedro G.C., como perito judicial.

Una de sus víctimas fue Rafael Herrera Gil, catedrático de instituto, exalto cargo de la Junta de Andalucía y exdiputado en el Congreso por el PSOE, quien en el año 2011 pagó a los acusados 96.600 euros para una finca rústica en Hinojos (Huelva).

La víctima se reunió con los acusados en el citado despacho del Edificio Viapol, donde el también acusado Aitor I.A. fue presentado como "Antonio el fiscal", en una "puesta en escena" que repitieron con otros afectados, según relata la sentencia.

Acudían a las citas con deportivos de lujo

Dos de los acusados fueron detenidos en enero de 2012 al acudir a sendas citas concertadas con Herrera, que acudió acompañado por policías a los que había denunciado los hechos. Previamente, sin embargo, consiguieron estafar a 16 personas que creyeron estar comprando pisos en la playa, naves y coches de alta gama y que entregaron a los acusados 1.589.465 euros.

El "refinamiento del montaje" llegó al extremo de que en una ocasión llegaron a una cita acompañados por una persona que se hizo pasar por juez

Muchas de las estafas fueron realizadas mediante "operaciones triangulares" en las que los acusados concertaron la compra de vehículos con establecimientos de compraventa o consiguieron que los dueños de los pisos les dejaran las llaves para mostrarlos a interesados en adquirirlos.

Precisa la sentencia que los compradores entregaron dinero como señal pese a que los supuestos documentos judiciales que recibían estaban plagados de faltas de ortografía tales como "Hacta de adjudicación", "calle San Sevastián" o "venti nueve mil euros". Los acusados acudían a las citas conduciendo deportivos de lujo y, según los jueces, el "refinamiento del montaje" llegó al extremo de que en una ocasión llegaron a una cita acompañados por una persona que se hizo pasar por juez e "intimidaba" al comprador para que pagase sin demora la señal.

El 21 de febrero de 2011, los acusados Pedro G.C. y Antonio Jesús C.R., este último haciéndose pasar por fiscal, consiguieron que una pareja, que acudió acompañada de un abogado que debía asesorarles, les entregase 180.000 euros para afianzar la subasta de un piso, en un encuentro que tuvo lugar en el despacho del Edificio Viapol.

Los jueces condenan por delitos de estafa, falsedad y usurpación de funciones públicas a Pedro G.C. a siete años y medio de cárcel y multa de 4.500 euros; a Manuel L.A. a siete años de prisión; a Aitor I.A. a cinco años y medio de prisión; a Antonio Jesús C.R. a cuatro años y nueve meses y a José Antonio M.R. a quince meses.