Archivo de Público
Jueves, 8 de Agosto de 2013

Uno de los españoles indultados en Marruecos no había sido juzgado

Se trata de un hispano-marroquí acusado de tráfico y transporte internacional de drogas que no cumplía los requisitos para ser perdonado ni para cumplir su condena en España

EUROPA PRESS ·08/08/2013 - 12:14h

El rey de Marruecos, Mohamed VI.- EFE

Uno de los presos españoles que fueron indultados la semana pasada por el Rey de Marruecos, Mohamed VI, es un hispano-marroquí que ni siquiera llegó a ser juzgado y que además no cumplía los requisitos para ser perdonado ni para terminar de cumplir su condena en España, según el portal de noticias marroquí 'Lakome'.

Mohamed Mounir Molina, que había sido acusado de tráfico internacional de drogas, transporte internacional de drogas y constitución de banda organizada, opuso resistencia en el momento de su detención, hace aproximadamente un mes, utilizando un arma de fuego contra los policías.

El juicio debía comenzar el pasado 1 de agosto en el Tribunal de Apelación de Alhucemas, pero ese día el juez constató que el acusado no se encontraba en la sala. Había sido liberado 48 horas antes de que se iniciase el proceso judicial, de acuerdo con 'Lakome', uno de los primeros medios que informó sobre el caso del pederasta Daniel Galván Viña, cuyo indulto acabó siendo revocado.

El poseer doble nacionalidad le negaría la posibilidad de ser trasladado

El pasado 30 de julio, Mohamed VI indultó a 48 presos españoles con motivo del aniversario de su llegada al trono y como muestra de amistad con el Rey Juan Carlos. Fuentes conocedoras del proceso explicaron que la Embajada de España en Marruecos facilitó a las autoridades marroquíes una lista en la que pedía el indulto para 18 presos españoles y se solicitaba que otros 30 fueron trasladados a España para seguir cumpliendo su condena.

Según las fuentes judiciales marroquíes consultadas por el portal de noticias, Mounir Molina no reunía las condiciones para ser puesto en libertad ni para terminar de cumplir su pena en España porque aún no había sido juzgado ni condenado. Además, el poseer la doble nacionalidad le negaría la posibilidad de ser trasladado.