Archivo de Público
Martes, 6 de Agosto de 2013

BBVA ve el fin de la recesión, con un alza del PIB del 0,1% en el tercer trimestre

Los expertos del banco mejoran levemente  su previsión de paro al 26,2% en 2013 y prevé que el empleo empiece a recuperarse en el primer semestre 2014

AGENCIAS ·06/08/2013 - 12:38h

REUTERS. - El ministro de Economía, Luis de Guindos, en una reciente comparecencia parlamentaria.

La economía española sale de la recesión, con un aumento trimestral del PIB en este tercer trimestre de 2013 del 0,1%. Así lo calcula el servicio de estudios del BBVA, que asegura que los datos disponibles del tercer trimestre apuntan a que la economía podría tener un crecimiento positivo (después de dos años en tasas negativas) que, aunque débil, se produce en un escenario en el que "la tendencia de mejora en los indicadores de actividad parece estar consolidándose".

En su informe Situación España correspondiente al periodo julio-septiembre, el servicio de estudios de la entidad (BBVA Research) recalca que, como se preveía, la economía española "está tocando fondo en 2013", con una caída del PIB del 1,4% para el conjunto de todo el año, e iniciará un proceso de moderada recuperación en 2014, con una subida del 0,9%. Estas previsiones son ligeramente más pesimistas que las del Gobierno para este año (una décima), pero sitúan la recuperación de la economía cuatro décimas por encima de lo que espera el Ejecutivo en 2014.

El informe de los expertos del banco de Francisco González señala que "la economía podría estar presentando ya un débil crecimiento" y precisa que "la información disponible advierte el inicio de la fase expansiva del ciclo que, en todo caso, vendrá caracterizada por un ritmo de recuperación gradual". Para el BBVA, "es de esperar que durante los próximos trimestres España replique el proceso de recuperación que normalmente ha presentado en anteriores ciclos económicos".

El banco insiste en pedir "medidas complementarias adicionales" en el mercado laboral

En cuanto al empleo, mejoran ligeramente sus anteriores previsiones publicadas en mayo y esperan que la tasa de paro alcance un 26,2% de la población activa en 2013 (casi un punto menos) y un 25,4% en 2014 (un punto menos). Así, la entidad anticipa que el incremento de la inversión se va a traducir en una "recuperación sostenida del empleo que debería comenzar a notarse durante el primer semestre de 2014".

En cualquier caso, considera que la situación del mercado laboral sigue requiriendo "medidas complementarias adicionales", que permitan disminuir la dualidad existente entre trabajadores fijos y temporales y mejoren la eficiencia de las políticas activas y pasivas de empleo.

Los expertos de BBVA Research, además, confían en que sigan aumentando las exportaciones durante los próximos trimestres, un dinamismo que comienza ya a impulsar a ciertos segmentos de la demanda interna, especialmente de la inversión en maquinaria y equipo. Además, apuntan que los ajustes hechos durante el período de crisis y la mayor flexibilidad interna que parecen estar obteniendo las empresas está permitiendo que el excedente bruto de explotación (la cifra de beneficios) crezca y se encuentre en niveles "históricamente elevados" respecto al PIB. El banco entiende que esto debería actuar como soporte para la inversión durante los próximos trimestres, en la medida en que aumente la certidumbre sobre el estado de la economía.

Crecimiento anémico hasta 2015

La economía española volverá a crecer en los próximos trimestres, pero lo hará a un ritmo "marcadamente lento", tanto que no experimentará incrementos intertrimestrales superiores al 0,2% antes de 2015, según el Instituto Flores de Lemus. Con todo, la institución ha mejorado sus previsiones de crecimiento en dos décimas en 2013, hasta el -1,5%, y de tres décimas en 2014, hasta el 0,1%. Por otro lado, prevé que la tasa de paro se sitúe en el 26,6% en 2013 y en el 26,1% en 2014. Esta lentitud en la recuperación económica obedecerá a una serie de factores externos e internos. En primer lugar, el instituto se refiere a la posibilidad de que los mercados financieros y de deuda pública puedan volver a verse contagiados por "eventos inesperados" en algún país de la zona euro.

Otro de los riesgos se refiere a la ralentización actual de las economías emergentes, hacia las que España está redireccionando parte de sus exportaciones. En cuanto a los riesgos internos, sigue destacando el desempleo, el proceso de desapalancamiento del sector privado y la falta de crédito, así como el impacto negativo que está teniendo sobre la recaudación tributaria la debilidad del consumo y que supone un "importante riesgo" para la consolidación fiscal y la confianza de los inversores internacionales. Con todo, el instituto confía en que la mejora del consumo interno se consolide en 2014, una vez se haya frenado la destrucción de empleo e iniciado un ligero crecimiento.