Archivo de Público
Martes, 6 de Agosto de 2013

Santander Music Festival 2013: pequeño pero matón

Lori Meyers, Dover, Fangoria y The Bright consolidan este pequeño festival en su quinta edición

PABLO CRESPO ·06/08/2013 - 11:12h

El grupo Keane, durante su actuación.

El Santander Music Festival ha demostrado, en su quinta edición, que ha venido para quedarse. Por todos es sabido que los festivales en España crecen como esporas y parece ser que lo único que interesa es tener el cartel más extenso, con más nombres famosos y, si duran casi cinco días, ya son el más mencionado del año. Teniendo esto en cuenta, este pequeño festival, celebrado entre el 1 y el 3 de agosto, es un oasis entre tantísimo desparrame de conciertos pues no hay ni una cola, ni una aglomeración durante su celebración.

Este festival junto a la playa y sus dos escenarios hicieron que el público se volviera completamente loco durante sus tres días de duración. Gracias a su variedad, asistieron desde adolescentes adictos a los reallities hasta veteranos que iban a escuchar los temas de siempre. Dejando de lado los problemas con los autobuses que hacían el recorrido entre el recinto y el camping y la falta de señalización sobre dónde se ubicaba la parada, todo lo demás fue sobre ruedas.

No hubo colas ni aglomeraciones durante los tres días de conciertos

Los encargados de dar comienzo al festival fueron Manel, que tuvieron que enfrentarse a un público bastante frío y poco abundante pero aun así lograron provocar algo de movimiento en el recinto. Tras ellos era el turno de The Bright, que demostraron que queda mucho The Bright por delante gracias a su calidad musical y a la estupenda voz de Miryam, que se atrevió a versionar el Jolene de Dolly Parton.

Posteriormente saltaron al escenario Hidrogeness, cuya actuación confundió al público, puesto que no sabían a qué tipo de música se exponían y el postureo de moda se hizo notar pues no faltaron los abucheos y los gritos de todos los que esperaban ver a la actual diva Alaska. Tras casi provocar una batalla campal entre los fans de Hidrogeness y los fans expectantes de Fangoria, Hidrogenesse bordó su actuación y no perdió aplomo en ningún momento.

Tras la extraña e incómoda situación provocada durante el concierto de Hidrogeness, tocó el esperadísimo concierto de Fangoria, en el cual se mezclaron temas de siempre como Perlas ensangrentadas con la que dio comienzo el concierto o el himno A quien le importa junto con sus temas más actuales como Dramas y Comedias o Un robot no cree en Dios. Fangoria se ha convertido en un producto muy distinto al que hasta ahora conocíamos, donde prima más el color y el baile que la música. Aun así, dio al público lo que quería pues no hubo un alma que no se pasará el concierto dando brincos.

The Bright, Lori Meyers y Dover fueron los más aplaudidos

Tuya se encargó de cerrar la primera jornada con lo que se sigue dudando si fue un concierto o un ensayo.

La segunda hornada la iniciaron los ganadores del certamen Música Joven de Cantabria 2012 La Chica y La Grande, un grupo prometedor pero que no supo afrontar lo que estaba viviendo en ese momento. Prueba de ello fueron los titubeos durante su actuación. Tras ellos actuaron Dorian, grupo melancólico y deprimente donde los haya que, al igual que ya ha ido ocurriendo en otros festivales, dejaron al público bastante frío y aburrido. Su sonido es bueno pero dejan bastante que desear a la hora de amenizar sus temas capaces de provocar suicidios colectivos.

Keane fueron los más ovacionados de todo el festival, pues fue un éxito incomparable donde el público estuvo totalmente entregado y con mucha expectativa ya que no suelen frecuentar nuestras tierras. Temas como Everybody is changing o Somewhere only we know lograron que todos los asistentes se atrevieran con el inglés.

Tras Keane llegó el turno de Calvin Harris, el dj de moda que está arrasando en todo el mundo y cuya presencia en el pequeño festival fue un lujo. La puesta en escena, donde predominaba el gigantismo de las pantallas y unos juegos de luces totalmente impactantes, lograron que toda la adolescencia del festival se volviera loca y bailara descontrolada al ritmo de We found love o Sweet nothing. Es cierto que algunos se preguntaran luego si realmente era él quien estaba actuando pues no se le vio el rostro en las pantallas y sonó como si hubieran puesto un disco y dado al play, pero aun así dio a todos los jóvenes lo que iban buscando.

Calvin Harris desconcertó al público, que no sabía si realmente el 'dj' estaba allí

Finalmente actuaron los que para mi han sido la revelación de este año Reptile Youth con un Kristiansen volviéndose loco en el escenario, desnudándose y saltando al entregado público, con una voz y unos instrumentos impecables y bordando su mayor éxito Speeddance. La dj encargada de amenizar esta jornada fue la responsable de 180 grados de Radio 3 Virginia Díaz, que hizo posible la presencia de grandes grupos como Vitalic, La Habitación Roja o El Columpio Asesino.

La tercera y última jornada comenzó con Willy Moon, del que mucho se ha hablado y poco se sabía y que demostró una auténtica calidad vocal y una puesta en escena muy estudiada que hizo que el reducido público asistente quisiera más y más. Tras él fue el turno de L.A., presentes en todos los festivales estivales de este año y que demuestran que su último disco "Dualize" está a la altura de sus trabajos anteriores.

Posteriormente, Dover se cubrió de gloria. Todos estaban expectantes por ver cómo el tiempo había afectado a sus temas de Devil Came To Me y lo único que se puede decir al respecto es lo bien que le sientan a algunas canciones el paso de los años y lo bien que también le sientan los años a grupos veteranos que ponen toda la carne en el asador y dejan bajo tierra las viejas quejas de sus directos. Con su concierto demostraron que tienen himnos en su repertorio para dar y tomar y que daba igual tener 15 que 50 primaveras, pues todos los asistentes se volcaron de inmediato y hicieron emocionar al grupo en varias ocasiones.

Y qué decir de Lori Meyers. Ahí el recinto estalló dejando claro cuál es el grupo pop/rock nacional de moda. Todo en su concierto fue perfecto y el público, que ya estaba con el subidón post Dover, terminó subiéndose por las paredes. Tocaron canciones de su último trabajo Impronta y temas de siempre como Alta fidelidad. Quizás el momento más flojo fue cuando invitaron a Anni B sweet a subirse al escenario, quien parece lucirse sólo en sus conciertos en acústico.

Los encargados de cerrar el festival fueron los djs de moda Zombie Kids, que mostraron un show frenético pero no muy dispar a sus habituales sesiones madrileñas.