Jueves, 7 de Febrero de 2008

Google tendrá que enseñar el truco del todo gratis

La Agencia Española de Protección de Datos exige que mejore la información a los usuarios sobre lo que hace con su información personal y que les permita dar de baja los datos que aparezcan en la Red

ANA TUDELA ·07/02/2008 - 20:48h

Hubo un tiempo en que no era posible preguntar a Google cuando se tenía una duda. Buscar dependía de saberse el abecedario y se hacían concursos en la televisión que ganaba el que antes encontraba un dato en un montón de enciclopedias. Google no cobra dinero por dar información sobre lo que se le pregunte ni por mantener gratis una cuenta de correo, cobra datos, los del usuario. En Europa, que todavía está asimilando que se conserven los datos telefónicos de los usuarios para luchar contra el terrorismo, eso de acumular información personal con fines lucrativos, rasca. Y si no lo sabe el usuario, más.

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD)volvió a reunirse ayer con Google para tratar temas de privacidad. En el encuentro, Google anunció a la AEPD que "se está trabajando en mejoras en las políticas informativas a los usuarios de sus servicios para hacer más accesible la información sobre privacidad", tal y como le había pedido la AEPD en otoño.

El comunicado de la agencia española, que tardó en salir de los despachos seis horas más que los convocados a la reunión, volvía a mostrar esa política de guante de seda que se practica con la multinacional estadounidense. Se le reconocía su buena intención y se le dejaba caer sin compromiso que "podría resultar positiva la validación de las cláusulas informativas por parte de las autoridades garantes de la privacidad".

Pero había algo nuevo detrás del comunicado, la sensación de que la AEPD sabe que tiene el respaldo de las autoridades de protección de datos europeas y puede ir más allá en sus exigencias al gigante Google, cuyas acciones han llegado a superar los 600 dólares de valor en bolsa.

Pese a que desde Google España se pasaron el día quitando importancia al encuentro, calificándolo de uno más de tantos, la primera pista la dio que no fuese el responsable de privacidad de la firma, Peter Fleischer, el convocado a la reunión con el director de la AEPD, Artemi Rallo. Esta vez fue el consejero de Políticas Europeas de Google, Marco Pancini quien tuvo que escuchar algunas exigencias muy concretas.

La AEPD convocó a Google para obtener más información sobre el tratamiento de los datos que obtiene con su buscador (cookies, que son programas de reconocimiento de las webs visitadas; direcciones IP del usuario, que equivale al DNI del ordenador), pero además para que aclare la política de privacidad de otros servicios de redes sociales de la compañía.

La agencia ha pedido que se "respeten y garanticen los derechos de los ciudadanos a cancelar sus datos publicados en este tipo de servicios" y que puedan oponerse a aparecer en los índices del buscador.

Además, la AEPD insistió en la necesidad de que "se desarrollen mecanismos tecnológicos por parte de los buscadores que posibiliten el derecho de los ciudadanos a no permanecer indefinidamente y de manera universal en la Red". Aún no existen