Archivo de Público
Sábado, 3 de Agosto de 2013

El sindicato de maquinistas celebra la implantación de más balizas y mejor señalización

El frenado inmediato en caso de rebasar la velocidad permitida y señales que indiquen la velocidad máxima son algunas de las medidas anunciadas por Adif y Renfe.

EFE ·03/08/2013 - 15:08h

Llegada del primer tren Alvia a la estación de Santiago de Compostela después de la apertura al tráfico a los trenes de alta velocidad y quedar liberada la vía. EFE/Xoan Rey.

La revisión de los protocolos de seguridad y la implantación de balizas en determinados tramos de la red ferroviaria, tras el accidente del pasado 24 de julio en Santiago de Compostela en el que murieron 79 personas, ha sido acogido este sábado con satisfacción por el sindicato de maquinistas.

El secretario general de Semaf, Juan Jesús García Fraile, ha celebrado las medidas anunciadas por el gestor ferroviario Adif y el operador de trenes Renfe para señalizar la velocidad máxima en algunos tramos e implantar progresivamente balizas de cara a garantizar el inmediato frenado en el caso de rebasar la velocidad permitida. García ha indicado que es necesario adoptar medidas para evitar "que el maquinista tenga la única responsabilidad para reducir la velocidad".

El tren Alvia Madrid-Ferrol descarriló en una curva próxima a la capital gallega a las 20:41:06 cuando circulaba a 179 kilómetros por hora, en el punto kilométrico 84,413, según las cajas negras de la locomotora, pese a que en la zona el tope está establecido en 80 kilómetros por hora.

El dirigente del sindicato de maquinistas y ayudantes ferroviarios precisó que "en España hay muchísimos kilómetros que no son de alta velocidad y que son de vía convencional", de manera que "hay que poner medidas, las mejores posibles", para reforzar la seguridad.

En su opinión, la señalización permite "llamar la atención del maquinista" y, en caso de no respetarla "para eso está la baliza" de alerta, ya que apuntó que en los tramos en que no está previsto circular a alta velocidad, no se instala el sistema europeo de frenado automático conocido con las siglas Ertms.

Poco antes del accidente, el maquinista del convoy siniestrado, Francisco José Garzón Amo, recibió una llamada de teléfono móvil del interventor que viajaba a bordo del tren para facilitar la bajada de una familia con hijos en Pontedeume.

Acerca de ello, el representante del sindicato Semaf ha señalado que "solo se utiliza el teléfono móvil de manera excepcional" entre los operarios en los trenes y ha destacado que "precisamente en el recorrido de este tren" entre las localidades de Medina del Campo y Ourense "no funciona" otro sistema de comunicaciones.

García subrayó que "el transporte ferroviario en España es muy seguro" en "infraestructuras, material y profesionales" que trabajan, pero "cuando no está funcionando como tiene que funcionar" es necesario "tomar medidas". El sindicato contactó con el maquinista "después del accidente" y "la noche que salió de los juzgados lo vieron algunos compañeros", comentó García. Semaf está valorando personarse en la causa abierta.