Jueves, 7 de Febrero de 2008

Los jueves llueve más que los domingos

La contaminación aumenta las precipitaciones entre semana en EEUU

MANUEL ANSEDE ·07/02/2008 - 20:12h

Un hombre coloca un cartel electoral bajo la lluvia en Beaufort, Carolina del Sur. AFP

En el sureste de EEUU llueve más los jueves que los domingos. Y no es que las nubes hayan memorizado el calendario gregoriano, ni que respeten los partidos domingueros del equipo de fútbol americano Carolina Panthers. Según un estudio publicado en Journal of Geophysical Research, detrás del vínculo entre el día de la semana y la pluviosidad se encuentra la contaminación producida por el ser humano. Los días laborales, cuando las industrias trabajan a pleno rendimiento y el humo de los tubos de escape traza el camino de ida y vuelta al trabajo, aumentan las precipitaciones.

Los autores de la investigación, de la NASA y de la Universidad de Jerusalén, han detectado la relación entre el calendario y la lluvia utilizando los datos del satélite TRMM de la agencia espacial estadounidense. Según sus mediciones, entre semana las tormentas tienden a ser más violentas y lluviosas, y cubren una mayor superficie en la zona estudiada, los estados orientales del sur de EEUU.

"Es espeluznante" 

El autor principal de la investigación, Thomas Bell, de la NASA, no esconde su estupor: "Es espeluznante pensar que estamos modificando el tiempo y haciendo las tormentas más violentas".

El equipo de Bell ha recopilado los datos de precipitaciones medias entre 1998 y 2005 en el sureste de EEUU. Los datos no dejan lugar a dudas. Entre el martes y el jueves llovió más que entre el sábado y el lunes. Los últimos datos analizados del satélite muestran que el verano de 2007 repitió esta tendencia. Entre semana, llovió hasta 1,8 veces más que el sábado.

Para verificar la hipótesis del nexo entre el patrón de precipitaciones y los días de la semana, los investigadores analizaron las concentraciones de partículas en suspensión relacionadas con la actividad humana en el periodo 1998-2005.

Los datos, procedentes de la Agencia de Protección del Medio Ambiente de EEUU, evidenciaron que la polución toca techo entre semana, en un fiel reflejo de la tendencia observada en la pluviometría. "Si dos cosas ocurren a la vez, no quiere decir que una cause la otra", admite Bell. "Pero es bien sabido que las partículas en suspensión tienen la capacidad de modificar el comportamiento de las nubes", asegura.

En opinión de los autores, este estudio puede facilitar el trabajo de los hombres del tiempo. A partir de ahora será sota, caballo y rey. Jueves lluvioso, domingo soleado.

 

Gotas de agua sembradas de partículas

Las partículas en suspensión emitidas por la actividad humana ‘siembran’ las nubes. El agua se adhiere a estos residuos y forma gotitas adicionales. En verano, en el sureste de EEUU, hay condiciones adecuadas para la generación de tormentas.Cuando las nubes suben, a causa de corrientes de aire ascendentes, las gotas sembradas por partículas se enfrían y, finalmente, llueve. 

 

"La contaminación en España hace que las tormentas de verano sean más violentas"

El profesor Daniel Rosenfeld, del Instituto de Ciencias de la Tierra de la Universidad Hebrea de Jerusalén, ha trabajado con el Goddard Space Flight Center de la NASA para encontrar una relación entre la contaminación humana y el patrón de precipitaciones. Para Rosenfeld, coautor del estudio, la conexión entre el aumento de las lluvias y la polución de origen humano es evidente.

¿Ha sido una sorpresa el resultado de su estudio?

No. Las partículas en suspensión actúan como núcleos a partir de los cuales se forman gotas con el agua de las nubes.

¿Es posible extrapolar los datos que han conseguido de Estados Unidos a otros países?

Sí, de hecho tengo indicaciones de que la contaminación del aire en España reduce las precipitaciones en invierno en las zonas montañosas, y provoca que las tormentas de verano sean más violentas.

¿Cree que el ser humano está aumentando la violencia de las tormentas?

Por supuesto.

¿La situación podría agravarse en el futuro?

Sólo si contaminamos mucho el aire, y no parece el caso. Cada vez somos más respetuosos con el medio ambiente.

Noticias Relacionadas