Jueves, 7 de Febrero de 2008

El proyecto de la oposición sobre el "contrato de integración" genera una oleada de críticas

EFE ·07/02/2008 - 19:59h

EFE - Gobierno, partidos y organizaciones de inmigrantes de España criticaron hoy la propuesta de líder del Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, de crear un "contrato de integración" en caso de ganar las próximas elecciones, y la calificaron de "racista" y "xenófoba".

Gobierno, partidos y organizaciones de inmigrantes de España criticaron hoy la propuesta de líder del Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, de crear un "contrato de integración" en caso de ganar las próximas elecciones, y la calificaron de "racista" y "xenófoba".

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, lo definió como un contrato "absolutamente superfluo" y vacío de contenido y recordó que los inmigrantes deben "cumplir las leyes" como el resto de los ciudadanos.

Zapatero recalcó el "gran esfuerzo" realizado durante la legislatura para gestionar las repatriaciones, e insistió en que en los últimos dos años entran en España "muchos más inmigrantes regulares" contratados en su país de origen.

En rueda de prensa, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, calificó la propuesta de Rajoy de "humo con un tufo de xenofobia", y se refirió al contrato como una "obviedad", porque el cumplimiento de las leyes es obligatorio para todos por igual, españoles o inmigrantes.

El coordinador general del bloque izquierdista de Izquierda Unida (IU), Gaspar Llamazares, tildó de anticonstitucional y xenófoba la propuesta electoral del PP.

Para Llamazares, el "contrato de integración" propuesto por Rajoy de un "contrato leonino" con "cláusulas abusivas, inconstitucionales y basado en el miedo, la desconfianza y la uniformidad", en una España diversa como la actual.

El presidente del gobierno regional de Galicia, el socialista Emilio Pérez Touriño, calificó la iniciativa de "cartilla de racionamiento de derechos".

Touriño, que presentó hoy un plan de convivencia que invertirá en la integración de los inmigrantes en las provincias gallegas, quiso destacar que su Ejecutivo apuesta por la "armonía, la convivencia y los derechos, frente a una política que pretende, justamente, más bien lo contrario".

Diversas organizaciones de inmigrantes mostraron también su rechazo por la propuesta del Partido Popular y la tacharon de "excluyente", "racista" y "electoralista".

En declaraciones a Efe, el presidente de la Federación Nacional de Ecuatorianos en España, Santiago Morales, instó a Rajoy a releer la iniciativa que, según él, obligará a "renunciar a los derechos culturales y relegará los elementos más básicos de la convivencia pacífica y democrática".

La presidenta de la Coordinadora de Ecuatorianos en España, Aída Quinatoa, también expresó su preocupación sobre todo en lo referente al requisito que obliga al inmigrante a regresar a su país de origen si durante un tiempo no se logra encontrar empleo.

Nadia Otmanit, presidenta de la Asociación de Inmigrantes Marroquíes en la Comunidad de Madrid, dijo que apoyarían la iniciativa "popular" siempre y cuando se respete la cultura autóctona de la persona que llega a España.