Archivo de Público
Viernes, 2 de Agosto de 2013

El PSOE mantiene viva su amenaza a Rajoy: "Esto no se acaba aquí"

Un día después de la comparecencia del presidente, los socialistas rehúsan desvelar su estrategia si bien retoman la idea de la moción de censura. IU trasladará su petición de dimisión a las calles y UPyD exige el cese inmediato.

IÑIGO ADURIZ ·02/08/2013 - 08:16h

EFE - El líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ayer, pasa por delante del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tras su intervención en el pleno del Congreso.

Los principales partidos de la oposición no se sienten ni mucho menos satisfechos con las explicaciones que dio ayer el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el pleno del Congreso, sobre el caso Bárcenas. Que el jefe del Ejecutivo admitiera que se equivocó al confiar en el extesorero de su partido, Luis Bárcenas, y que reafirmara su propia honradez en sede parlamentaria no cambia en absoluto las exigencias de PSOE, IU y UPyD, que siguen considerando imprescindible que abandone su cargo al creer que ha perdido su credibilidad y que su futuro pende de un hilo.

"Para llegar a este debate tuvimos que anunciar que, en el caso de que usted no compareciera, presentaríamos una moción de censura, un instrumento al que, teniendo en cuenta lo que ha pasado y lo que puede pasar, no renunciamos en el PSOE", le dijo ayer el secretario general de los socialistas, Alfredo Pérez Rubalcaba, al propio Rajoy. Y es que esa idea de la moción de censura, que se desactivó cuando el presidente anunció que iría al Parlamento a dar explicaciones, vuelve a resurgir en las filas socialistas.

Desde la Ejecutiva federal no descartan ninguna iniciativa, incluida esta última. "No renunciamos ni a eso ni a nada. Esto no ha acabado", advierte un destacado miembro de la dirección del PSOE que, por el momento, rehúsa desvelar cuál será su estrategia a seguir a partir de ahora. En su opinión, las explicaciones que dio ayer Rajoy reafirman a los socialistas en su postura, y en su ruptura de relaciones con el PP: "Confirma que no vamos a dejar las cosas así", explica ese colaborador cercano a Rubalcaba.

El presidente, "mucho más débil"

Lo que tienen claro en el principal partido de la oposición, según explican fuentes cercanas al secretario general, es que tras la comparecencia de ayer "Rajoy se queda en una situación mucho más débil", ya que al negar cualquier tipo de implicación en la supuesta financiación irregular del PP, cualquier información o actuación judicial al respecto condicionará el futuro del jefe del Ejecutivo. Por eso insisten: "Esto no se acaba aquí".

Desde IU ven en cambio superada cualquier tipo de posibilidad de avanzar en el asunto a través de la vía parlamentaria. Consideran que una vez que Rajoy ha comparecido ante el Congreso ya no cabe ninguna iniciativa que pueda forzar al presidente a dar un paso más. Descartan pues la moción de censura, si bien evitan concretar qué harán en el caso de que la presente el PSOE. Fuentes de la dirección de la federación consultadas por Público no ven así otro escenario posible que el de trasladar su lucha a la calle, porque el debate ya va a estar "fuera del Parlamento".

"No se ha escrito el fin de la historia"

"La dimisión tiene que ser una exigencia de la ciudadanía", explican desde IU, que se disponen a intensificar las movilizaciones en los próximos meses. Y es que en su opinión, el presidente del Gobierno ya sólo depende de los tribunales. "Los juzgados van a determinar los nuevos tiempos políticos porque ante cualquier procedimiento, Rajoy va tener que dimitir", admiten.

Tampoco queda margen para presentar una moción de censura en este momento a juicio de UPyD. Fuentes parlamentarias de la formación que dirige Rosa Díez no la descartan, no obstante, dada la rapidez con la que cambian los escenarios políticos. "La mentira tiene las patas muy cortas", aseguran, y en la misma línea de IU, consideran que Rajoy y su Gobierno dependen de lo que pueda decir el extesorero del PP en sede judicial. Por eso le piden que dimita cuanto antes. "No se ha escrito el fin de la historia, ni mucho menos", advierten.