Sábado, 6 de Octubre de 2007

Zapatero intenta parar la zozobra monárquica antes del 12 octubre

De la Vega, Chaves y Blanco salen en tromba a denunciar la “imprudencia” del PP

G. LÓPEZ ALBA ·06/10/2007 - 20:54h

Cada día tiene su afán, también en política. Al menos eso se piensa en el Gobierno. Su portavoz, María Teresa Fernández de la Vega, evitó ayer toda referencia al desmantelamiento judicial de la cúpula de Batasuna o a la consulta que pretende realizar en el País Vasco el lehendakari Ibarretxe. Tocaba reforzar la denuncia del intento que atribuye al PP de “crear zozobra e inquietud” entre los ciudadanos para “ganar un puñado de votos” exacerbando de forma “irresponsable e imprudente” las protestas contra la Monarquía “de unos pocos, de los dos extremos”.

En La Moncloa y en el PSOE se da prioridad política en estos momentos a procurar que esos actos minoritarios no se hinchen como una bola de nieve, “con los altavoces del PP”,  ante la simbólica fecha de la festividad nacional del 12 de octubre, el próximo viernes. Por eso, la vicepresidenta primera, que anteayer hizo desde la mesa del Consejo de Ministros una condena institucional de los incidentes que se están produciendo, volvió a abordar el asunto en la inauguración de la Conferencia Política que celebran los socialistas madrileños.

Doble mensaje

El auditorio —1.800 militantes y simpatizantes y representantes de 280 entidades ciudadanas— resultaba idóneo porque el mensaje de De la Vega, según reconocen fuentes gubernamentales, tenía un doble destinatario: los militantes socialistas y la opinión pública. Ante los primeros dejó claro la vicepresidenta que el PSOE, a pesar de que formalmente sigue siendo un partido republicano, no cuestiona la Monarquía como forma de Estado. Y, ante el conjunto de los ciudadanos, incidió en culpar al PP de “intentar usar de modo partidista lo que nos une”.

De la Vega arrancó la primera ovación cuando subrayó que “a nadie le corresponde el monopolio de España y nadie tiene derecho a patrimonializar lo que es de todos”, aunque “el PP confunde deliberadamente España con su propiedad particular, y el himno y la bandera de todos con el himno y la sintonía del PP”. 

Esta denuncia la utilizó como  prólogo para proclamar, una vez más, que “la Monarquía goza de excelente salud”, merece el respeto de “una institución que nos hemos dado todos”, y “los ciudadanos valoran en su justa medida lo que el orden constitucional nos ha dado durante estos treinta años, que es mucho y bueno”.

Pero las palabras de De la Vega no fueron una declaración aislada, sino parte de una contraofensiva en toda regla del Gobierno y del PSOE para poner pie en pared antes de que la polémica derive en un auténtico problema.

En términos prácticamente idénticos se pronunció el presidente del PSOE, Manuel Chaves. En el acto durante el que fue proclamado, por sexta vez, candidato socialista a la presidencia de la Junta de Andalucía, afirmó que “el PP intenta apropiarse de todo, de la unidad de España, de la bandera, del himno y hasta de la Corona”, según informa Antonio Avedaño. Y también José Blanco, número dos del partido y su portavoz oficial, aprovechó un mitin en Lugo para acusar al PP de recurrir a “los símbolos que son de todos” para enfrentar a los españoles. “Bajo el fantasma de ‘se rompe España’, lo utilizan absolutamente todo para tratar de debilitar al Gobierno de todos los españoles, sin importarles para nada la Justicia ni ningún otro ámbito institucional”, dijo el secretario de Organización, según informa Europa Press.

Noticias Relacionadas