Jueves, 7 de Febrero de 2008

Rice admite la necesidad de hacer "ajustes" en la misión militar afgana

EFE ·07/02/2008 - 09:52h

EFE - La secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, durante la visita a las tropas internacionales desplegadas en la provincia afgana de Kandahar.

La secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, admitió la necesidad de hacer "ajustes" estratégicos para combatir a los talibanes en Afganistán, país al que hoy hizo una visita sorpresa acompañada por su homólogo británico, David Miliband.

"Creo que lo que hemos hecho en la lucha contra la insurgencia en Afganistán está surtiendo efecto, pero el trabajo no está completo", reconoció Rice en rueda de prensa conjunta en Kabul con Miliban y el presidente afgano, Hamid Karzai.

"Ciertamente, tendremos que hacer ajustes, como el enemigo intenta hacer ajustes a estrategias que le han fallado, como enfrentarse a la coalición (internacional) militarmente", añadió la secretaria de Estado, para aludir al aumento de los ataques a civiles, los secuestros y los atentados suicidas.

Rice y Milliban llegaron a Kabul procedentes de Londres, donde la diplomática estadounidense y el primer ministro británico, Gordon Brown, airearon este miércoles su malestar con los países que rehúsan "compartir la carga" de la misión en Afganistán.

Además de entrevistarse en Kabul con Karzai, los jefes de las diplomacias de EEUU y el Reino Unido visitaron Kandahar para conocer de primera mano la situación de seguridad en el conflictivo sur del país.

En la rueda de prensa, Rice destacó que la de Afganistán es "una guerra larga, porque los terroristas no pueden ser derrotados fácilmente".

Miliban, por su parte, reiteró la "determinación" de su país en la lucha contra el "enemigo común" del terrorismo.

Ambos diplomáticos evitaron reiterar sus duras críticas a otros socios de la OTAN, a las que aludió Karzai para decir simplemente que una "mayor atención" a Afganistán, tanto a su seguridad como a su reconstrucción, sería "bienvenida".

El presidente dijo preferir mantenerse al margen del debate sobre un posible aumento del número de tropas internacionales o dónde deberían ser desplegadas.

"Estamos agradecidos a todos los miembros de la OTAN que han contribuido en Afganistán, sea cual sea el modo en que lo han hecho", declaró.

La visita de Miliband y Rice a Afganistán coincide con el comienzo de una reunión de ministros de Defensa de la OTAN en la capital de Lituania, Vilna, para revisar el diseño de su misión en Afganistán.

Antes de acudir a Vilna, el secretario de Defensa norteamericano, Robert Gates, criticó a aquellos socios de la OTAN que rehúsan enviar tropas a "luchar y morir" en Afganistán, donde dijo que sólo unos pocos países como el suyo, el Reino Unido, Canadá o Australia están "luchando de verdad".

Gates cuestionó que el aumento de la presencia militar de su país en suelo afgano con el previsto envío de 3.000 marines sea suficiente para revertir la situación cuando las hostilidades se reanuden en primavera.

En su visita a Kandahar, Rice y Miliban intentaron transmitir un mensaje más optimista a los soldados del Mando Regional Meridional con base en el aeropuerto de esa ciudad, que han llevado la carga de las hostilidades con los talibanes el año pasado, las más sangrientas desde la caída en 2001 del régimen integrista.

"Hace pocos años la gente hablaba de Afganistán como de un Estado fallido y un paraíso seguro para los terroristas. Pero vosotros habéis ayudado a revertir la situación", dijo Rice a los militares, según un comunicado de la fuerza internacional ISAF.

El comandante de la ISAF en el sur afgano, Marc Lessard, también destacó el "progreso en términos de seguridad, gobierno y desarrollo" en el sur de Afganistán logrado en los últimos años.

"La misión de nuestra coalición es completa y a veces un reto, pero estamos determinados a completar la tarea", proclamó.

Los 12.000 soldados de la ISAF destacados en las provincias sureñas pertenecen sobre todo a los países aludidos por Gates en sus quejas a otros socios de la OTAN.