Archivo de Público
Jueves, 1 de Agosto de 2013

La producción manufacturera vuelve a caer en julio

Pese a que aumentaron los pedidos, las empresas prefieren cubrir las ventas con los stocks en vez de aumentar la producción.

PÚBLICO / AGENCIAS ·01/08/2013 - 10:12h

El Gobierno del PP insiste desde hace semanas en que España está a punto de salir de la recesión. El último en vender esta idea ha sido el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, hoy mismo en el debate parlamentario sobre el caso Bárcenas.  Pero los datos no parecen confirmar esa impresión: es verdad que el paro ha bajado desde marzo, pero esa bajada es coyuntural e insuficiente; el déficit sigue disparado, en el segundo trimestre el PIB siguió contrayéndose y por si fuera poco, este jueves se ha conocido otro dato que no avala los pronósticos gubernamentales: la actividad manufacturera española se volvió a contraer en julio después de permanecer estable en junio, según  según el indicador Markit PMI.

Este indicador refleja la situación económica de un país basándose en los datos recabados por una encuesta mensual entre sus empresas más representativas que realizan los gestores de compras.

Según este índice Markit de gerentes de compra, la actividad manufacturera fue de 49,8 puntos en julio frente a los 50 de junio. Con la excepción de junio, el índice ha permanecido por debajo de los 50 puntos que separan el crecimiento de la contracción todos los meses desde abril de 2011. Esto supone que el ritmo de contracción del sector se aceleró ligeramente en julio y en parte refleja la preferencia de cubrir las ventas con los stocks en vez de aumentar la producción. 

No obstante, los nuevos pedidos aumentaron por segundo mes consecutivo, aunque su ritmo se moderó frente al de junio. Las empresas encuestadas destacan que mientras que la demanda del mercado nacional se mantuvo débil, los pedidos para exportación mejoraron. "Aunque los nuevos pedidos crecieron por segundo mes consecutivo, esto no alcanzó para que las empresas aumenten su producción y empleo en julio", dijo el economista de Markit, Andrew Harker. "Esto aparentemente refleja la falta de confianza de las empresas de que la mejora de la demanda vaya a continuar, así como la dependencia del crecimiento en los mercados de exportación".

Por lo que respecta al empleo, las empresas continuaron reduciéndolo y la tasa de recorte de puestos de trabajo se aceleró durante el mes. El índice PMI de desempleo cayó a 47,8 en julio desde 48,9 en junio, según Markit, lo que supone el 33 mes seguido de pérdida de empleo en el sector manufacturero. Desde agosto de 2007, el índice sólo se ha situado por encima de los 50 puntos que separan el crecimiento de la contracción en una ocasión.

En vista de la sostenida debilidad de la demanda doméstica, en un contexto de alto desempleo, que alcanzó una tasa del 26,3% en el segundo trimestre, muchos economistas prevén que la economía sigue sumida en un bache el próximo año. La economía española se contrajo por octavo trimestre consecutivo en el periodo de abril a junio, según datos preliminares, aunque la contracción del 0,1% dio lugar a comentarios por parte del Gobierno de que la recesión casi ha acabado. El sector manufacturero representa poco más del 12% de la economía española.

Los precios pagados por los fabricantes españoles disminuyeron por quinto mes consecutivo, aunque la reducción continúo siendo modesta, excepto en el acero, que fue mayor. Los precios de venta también bajaron por la presión de los clientes y de los competidores, se destaca en el indicador.

Mientras, la escasez de stocks en los almacenes de los proveedores provocó un "importante" alargamiento en los plazos de entrega en julio, que fue el más fuerte desde marzo de 2011. Las empresas además redujeron en julio sus actividades de compra por vigesimoséptimo mes consecutivo y a un ritmo más rápido que en junio. Los stocks de compras también cayeron a un ritmo más marcado durante julio.

Europa

También se ha conocido hoy la producción del sector manufacturero de la zona euro, que ha retornado al crecimiento en el inicio del tercer trimestre, según el Markit PMI. Así, en julio ha alcanzado el nivel 50.3, su cota máxima en dos años. Los índices PMI han subido en todos los países, excepto en España: en Irlanda el 51.0 (máxima en 5 meses), en Países Bajos 50.8 (máxima en 24 meses), Alemania 50.7 (máxima en 18 meses), Italia 50.4 (máxima en 26 meses), Francia 49.7 (máxima en 17 meses), Austria 49.1 (máxima en 8 meses) y Grecia 47.0 (máxima en 43 meses).

La producción del sector manufacturero de la zona euro aumentó en julio por primera vez desde febrero de 2012, respaldada por el primer crecimiento del volumen de los nuevos pedidos en más de dos años. En el empleo se registraron pérdidas por decimoctavo mes consecutivo (en Irlanda aumentó, en Alemania casi se estabilizó, en Italia, Francia, Países Bajos y Grecia se moderó, y en España y Austria se aceleró su destrucción), aunque la tasa de reducción fue la más débil en dicho período.

Los pedidos pendientes disminuyeron al ritmo más lento en más de dos años y los fabricantes prefirieron reducir los stocks y, en consecuencia, las actividades de compra. Los precios de compra y de venta en la zona euro disminuyeron en julio.