Archivo de Público
Jueves, 1 de Agosto de 2013

La izquierda sólo se conforma con la impensable dimisión de Rajoy

Los socialistas creen que el presidente del Gobierno ni siquiera mencionará el nombre de Bárcenas. IU cuestiona a todo el Ejecutivo y volverá a reclamar elecciones.

IÑIGO ADURIZ / DANIEL DEL PINO ·01/08/2013 - 07:32h

EFE - Alfredo Pérez Rubalcaba y Cayo Lara, durante la reunión que mantuvieron al inicio de la legislatura.

Hoy se consuma para ellos una pequeña victoria. Los partidos más importantes de la izquierda parlamentaria verán por fin cumplida una de sus principales exigencias de los últimos meses: ver al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la tribuna del Congreso, dando explicaciones sobre el caso Bárcenas. Sus esperanzas de sacar algo en claro de la comparecencia son, no obstante, mínimas. Y su principal objetivo, lograr la dimisión del jefe del Ejecutivo, es más que improbable. 

A pesar de ello, tanto PSOE como IU centrarán sus intervenciones durante el debate que tendrá lugar este jueves en exigir a Rajoy que renuncie a seguir ostentando la Presidencia del Gobierno, un cargo que consideran que ya no puede ocupar por su "falta de credibilidad", que se agudizó desde que salieron a la luz los sms que se intercambiaron él y el extesorero del PP Luis Bárcenas, una vez que se había destapado el escándalo.

A eso se dedicará el líder del PSOE los 15 minutos de los que dispondrá para hacer su exposición inicial, según dijo ayer en rueda de prensa la número dos del partido, Elena Valenciano, y tal y como han confirmado a este diario fuentes de la dirección socialista: "Debe decir la verdad. Y creemos que si dice la verdad, el paso siguiente es irse. Y si miente, también tiene que irse". A pesar de que resulta obvio que por mucho que se lo exija la oposición Rajoy no dimitirá, los socialistas prefieren guardarse aún bajo manga las posibles estrategias que puedan poner en marcha en agosto o una vez iniciado el nuevo curso político. 

La moción de censura sigue en el aire

Siguen sin descartar la moción de censura, una amenaza que quedó desinflada el pasado día 22 cuando el jefe del Ejecutivo anunció que iría por fin al Congreso, pero que sigue presente dentro del partido por las exigencias de, entre otros, el líder de los socialistas madrileños, Tomás Gómez. Desde la dirección federal insisten en que esa podría ser una posibilidad de futuro, aunque remarcan que sigue habiendo otros métodos de presión que se niegan a desvelar. 

Explican, asimismo, que Rubalcaba tan sólo se ceñirá al caso Bárcenas, y que no entrará a debatir acerca de otros asuntos a pesar de que el jefe del Ejecutivo "intente desviar la atención" haciendo mención a la situación económica o al paro como han dicho que hará sus compañeros de filas y el propio Ejecutivo. El PSOE sólo hablará del extesorero del PP y eso a pesar de que la dirección del partido sigue convencida de que Rajoy ni siquiera se atreverá a mencionar su nombre durante su discurso.

La dimisión de todo el Gobierno

Fuentes de IU consultadas por Público confirmaron, por su parte, que el coordinador federal, Cayo Lara, exigirá la dimisión no sólo de Rajoy sino la de todo el Gobierno durante su intervención en nombre del Grupo Parlamentario de la Izquierda Plural (IU-ICV-EUiA-Cha). El grueso del discurso de Lara también tratará sobre el caso Bárcenas. "Ocupará seguramente un 80% de su tiempo, en el que pedirá una serie de explicaciones a Rajoy" sobre el comportamiento del presidente y del PP con respecto a su extesorero, indicaron esas fuentes.

Pero "también argumentará, independientemente de lo que diga Rajoy, por qué es tan difícil creer en la versión de los dirigentes del PP". Ahí es donde el coordinador de IU repasará las diferentes respuestas que el partido del Gobierno ha dado al caso desde que estallara a finales de 2012: "Citará desde la indemnización en diferido de Cospedal hasta la versión sobre su relación laboral con el PP, que le estuvo pagando la Seguridad Social hasta enero".

Con esos antecedentes, Lara hará un "recorrido por las últimas revelaciones del caso". Los sms entre Rajoy y Bárcenas y el contenido de la declaración del extesorero ante el juez Pablo Ruz, en la que aseguró que el presidente conocía a la perfección el funcionamiento de la supuesta contabilidad B del PP, cobrarán entonces importancia. "Queremos hacer frente a esa estrategia que está empleando contra la oposición tanto el PP como el Gobierno cuando nos acusan de estar haciendo caso a la declaración de una persona que está en la cárcel", indicaron las fuentes.

¿A quién pertenece el dinero de Suiza?

Lara rebatirá esta teoría dejando claro que esa persona "ha sido hasta hace tres días días de los suyos, era amigo personal de Rajoy y que las atribuciones que ha tenido dentro del partido durante 20 años sólo se le retiraron una vez que se supo que tenía cuentas en Suiza". Lo importante, dicen, "es saber si ese dinero le pertenece sólo a Bárcenas o si le pertenece a alguien más".

Asimismo, Lara hará ver a Rajoy que el caso Bárcenas no es la única trama de corrupción que ha afectado a su partido en los últimos tiempos, algo que tiene "no sólo implicaciones judiciales sino políticas" y que afecta a todo el funcionamiento del Estado. En IU tampoco dudan de que el presidente tratará de maquillar el caso de los presuntos sobresueldos con los últimos datos económicos y por eso Lara expondrá también "las razones políticas y económicas por las que se deberían convocar elecciones anticipadas".

Es de esperar que aquí el portavoz de la Izquierda Plural saque a relucir temas como los recortes en el Estado social, las privatizaciones, el reparto de la riqueza, la sumisión del Ejecutivo a la troika, la reforma laboral, la del aborto o la ley Wert. Temas que, en definitiva, IU denuncia a diario con su campaña Gobierno Dimisión. Hay Alternativa. "No vamos a caer en la trampa", sentencian.