Archivo de Público
Miércoles, 31 de Julio de 2013

El PSOE ve "impresentable" que Rajoy vaya a utilizar el paro "como burladero" para esquivar a Bárcenas

Los socialistas sólo se conformarán si mañana, el presidente del Gobierno reconoce la financiación ilegal del PP y presenta su dimisión

IÑIGO ADURIZ ·31/07/2013 - 15:00h

ZIPI / EFE - Elena Valenciano durante su comparecencia ante la prensa.

El principal partido de la oposición está dispuesto a dejar el resto mañana en el Congreso, durante la comparecencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que marcará el inicio de las vacaciones de los diputados. El PSOE, que prevé que el debate de mañana sea "duro", tan sólo se dará por satisfecho si el jefe del Ejecutivo, que acudirá al Parlamento para hablar del caso Bárcenas, cumple dos premisas: reconocer la financiación ilegal del PP, algo que los socialistas consideran "probado", y presentar su dimisión.

En ningún caso aceptarán que Rajoy utilice mañana su turno de palabra para hablar sobre la situación de la economía o el desempleo, como han apuntado desde el partido conservador. Tal y como ha asegurado este miércoles la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, sería "impresentable" que el presidente del Gobierno utilizara ambos asuntos "como burladero" para evitar hablar de las supuestas corruptelas desveladas por el extesorero del PP, Luis Bárcenas. Y es que considera que no es el momento de poner en marcha "maniobras de distracción".

Valenciano ha señalado que su partido "siempre" está dispuesto a hablar tanto de economía como de paro, pero no durante la comparecencia de mañana. Se trata de una cita surgida a petición propia por el Gobierno, pero que los socialistas consideran "todo menos voluntaria", ya que se presentó después de que todos los grupos de la oposición registraran sus peticiones de comparecencia de Rajoy, y de que exigieran explicaciones diferentes medios nacionales y de ámbito internacional. Por eso, los socialistas han invitado al Gobierno a que si quieren hacer un debate económico, acepten celebrar un debate "monográfico" sobre economía y empleo, pero la próxima semana.

El PSOE tan sólo busca "la verdad" por parte del jefe del Ejecutivo, entendida esta como la asunción por parte del presidente de que el PP se financió de manera ilegal durante los últimos 20 años. Pero espera que "Rajoy vuelva a hacer de Rajoy" y que, así, no aporte mucha más claridad respecto a las informaciones publicadas en las últimas semanas acerca de la supuesta contabilidad en B del PP, o de los polémicos sms que se intercambiaton él y el propio Bárcenas una vez estallado el caso.

Lo que mañana diga Rajoy será "determinante" para las relaciones que en el futuro puedan mantener socialistas y conservadores, según recalcó Valenciano. Hoy en día esas conversaciones están rotas por decisión del propio secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, a raíz de la falta de explicaciones del Ejecutivo sobre el extesorero del PP. Dependiendo de lo que suceda mañana, el principal partido de la oposición sigue sin descartar ninguna iniciativa, ni siquiera la moción de censura.